Los pobladores de Huanchaco lanzaron piedras y rompieron los vidrios de las ventanas de los buses. | Fuente: Cortesía

Momentos de tensión viven unos cincuenta liberteños que llegaron en un viaje humanitario a Huanchaco (Trujillo) procedentes de Arequipa. Los buses que los trasladó han sido apedreados por el rechazo de los pobladores porque temen el contagio de la COVID-19.

Los buses no pueden dejar a dichas personas en un hotel de Huanchaco, designado por el Gobierno Regional de La Libertad, para que cumplan el aislamiento de 14 días, tal como lo establece el protocolo de salud.

Los vecinos que se oponen a su desembarque, arrojaron piedras, rompieron los vidrios de las ventanas y han puesto en peligro la vida de quienes desean retornar a sus hogares.

Roxana Bernedo, una de las pasajeras, mostró su preocupación por el comportamiento de los huanchaqueros que no aceptan que se queden en ese balneario porque existe la probabilidad de que estén contagiados con el nuevo coronavirus.

Los afectados solicitan la presencia de las autoridades para las garantías del caso.