El cuerpo del menor era buscado intensamente desde hace cuatro días por rescatistas de la Compañía de Bomberos y de la Policía Nacional. | Fuente: Cortesía | Fotógrafo: Compañía de Bomberos

Luego de cuatro días fue hallado el cuerpo de un niño de 11 años que desapareció mientras se bañaba en la crecida del río Moche, en Trujillo. sus restos aparecieron a 200 metros del lugar donde había desaparecido.

El comandante de la Compañía de Bomberos, Luis Roncal, explicó que tuvo que abrirse las compuertas de la bocatoma para que el caudal aumente y saque a flote al cuerpo.

"Hemos abierto (la bocatoma) (...). Hemos abierto dos compuertas y ha salido gran cantidad de agua, entonces en esa cantidad de agua donde han estado los muchachos de rescate ahí ha hecho un remolino con caudal en movimiento y ha salido a flote (el cuerpo), por eso que después de 10 minutos el ciudadano que ha estado por ahí lo ha visto", explicó.

Luis Roncal explicó que, aparentemente la corriente arrastró al pequeño y en el trayecto se golpeó la cabeza dejándolo inconsciente y no pudo salir, quedándose atrapado entre los matorrales.

El cuerpo del menor era buscado intensamente por rescatistas de la Compañía de Bomberos y de la Policía Nacional quienes, por cuatro días, recorrieron y se adentraron en las aguas del río Moche desde las primeras horas de la mañana hasta las 6 de la tarde.

Como se recuerda, el menor de 11 años entró al río junto a dos amigos, el pasado 14 de enero, pero la corriente los arrastró y solo dos pudieron salir. Por esta temporada, el caudal se incrementó debido a las lluvias que vienen de la sierra liberteña.