Personal técnico y enfermeras de EsSalud reclamaron porque no recibieron bonos, ni reconocimientos pese a que trabajaron en los meses más duros de la pandemia de la COVID-19. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Caren Layza

Enfermeras y técnicos que fueron contratados para atender a pacientes con la COVID-19 en los hospitales de EsSalud en La Libertad, protestaron en la plaza de armas de Trujillo pidiendo la renovación de sus contratos que vencieron el lunes 30 de noviembre.

Una de las voceras señaló que son alrededor de 200 contratos no renovados, pese a que continúan llegando pacientes con nuevo coronavirus al hospital de Alta Complejidad de EsSalud.

"A partir del 23 de noviembre nos han llegado cartas de no renovación de contrato pese que teníamos horario del mes de diciembre aprobado por todas las jefaturas del hospital Virgen de la Puerta y pese a la ampliación del Estado de Emergencia", sostuvo.

Indicó que no recibieron bono, ni reconocimiento por su función en los meses más duros de la pandemia. La dirigente también señaló que les solicitaron los equipos personales de protección (EPP) que fueron entregados por la institución para que se les otorgue su liquidación.

Ante esta situación la Red Asistencial de EsSalud señaló que el personal fue contratado de manera temporal mediante CAS, con renovación cada 30 días. En La Libertad, un promedio de 350 trabajadores fueron contratados por COVID-19.

Personal de salud realizó un plantón frente a la sede del Gobierno Regional de La Libertad, en la plaza de armas de Trujillo. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Caren Layza

Hasta la plaza de armas de Trujillo también llegaron trabajadores agremiados del Instituto Regional de Enfermedades Neoplásicas del Norte (IREN Norte) para exigir la construcción de un hospital, debido que llevan 8 años trabajando en una infraestructura prefabricada.

"Nos han presentado un cronograma de estudio de prefactibilidad pero pasa el tiempo y no se concreta. No queremos que este proyecto se estanque y nunca lleguemos a tener un hospital", sostuvo uno de los médicos.

Los manifestantes señalaron que con una nueva infraestructura se podrían mejorar las atenciones físicas a los pacientes con cáncer que llegan de diferentes ciudades del norte del país para recibir sus tratamientos.