Una de las manifestantes se encadenó a las rejas de la institución para llamar la atención de las autoridades. | Fuente: Cortesía

Trabajadores mineros de la provincia de Pataz, en la sierra de La libertad, protagonizaron una protesta en los exteriores de la Gerencia Regional de Trabajo exigiendo mejores condiciones sanitarias debido al alto índice de contagios de la COVID-19 entre los obreros. Una de las manifestantes se encadenó a la reja de la oficina institucional con el fin de llamar la atención de las autoridades regionales.

Se trata de Integrantes del Sindicato de Trabajadores de las Contratas de la Minera Aurífera Retamas S.A. (Marsa), que desde este lunes 10 de agosto acatan un paro indefinido de sus labores debido, según consideran, el abandono de sus compañeros contagiados y sospechosos de tener el virus tanto en Trujillo, como en Lima.

“Queremos denunciar que los contagios siguen en la unidad minera, el abuso que comete la empresa Marsa y porque no nos permiten el ingreso a la unidad minera a los dirigentes del sindicato. Los trabajadores siguen saliendo positivos, hasta el momento tenemos 700 compañeros que fueron evacuados a Trujillo y 300 a Lima”, señaló uno de los trabajadores.

Los manifestantes reclamaron la atención de las autoridades de trabajo, indicaron que hace un mes, cuando inició la segunda etapa de reactivación existían protocolos de seguridad, pero hubo un descuido por los encargados del plan de vigilancia y los contagios se masificaron.

Además, indican que los trabajadores derivados a hoteles para guardar cuarentena no reciben tratamiento ni atención médica.

Los manifestantes aseguraron que a pesar de los contagios, la empresa continúa contratando trabajadores. | Fuente: Cortesía

“Pedimos a la empresa que respete nuestros derechos laborales, la empresa tiene que parar por los contagios, pero sigue convocando personal para llevarlos a trabajar, cuando nosotros estamos contagiados aquí. En cada hotel hay 10 trabajadores positivos sin recibir medicinas, hay gente de Huancayo, de Arequipa y están encerrados como si fuera una prisión", dijo uno de los obreros. 

Los sindicalistas también solicitaron la intervención de la Defensoría del Pueblo y de la Gerencia de Energía y Minas del Gobierno Regional de La Libertad.

Al respecto, una representante de la empresa minera Marsa, señaló a periodistas de Investiga que “hay ola de resfríos en la unidad minera” y que se está cumpliendo con el protocolo sanitario para la atención de las personas que se encuentran hospedadas en hoteles.

“Eso se coordina con todas las empresas contratistas, al final ellos son empleadores. Esta es una responsabilidad conjunta”, indicó Jessica Obeso Cuadra, subgerente de Medio Ambiente y Asuntos Regulatorios de Marsa.