Momento de la agresión al menor | Fuente: RPP Noticias / Rosario Coronado | Fotógrafo: Captura

La Primera Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Chiclayo, región Lambayeque, dispuso archivar la denuncia  seguida contra Julián Sánchez Salazar, quien agredió físicamente al nieto del arqueólogo y director del museo Tumbas Reales de Sipán, Walter Alva.

El ataque, que quedó grabado en las cámaras de seguridad y cuya difusión generó gran indignación, se produjo el pasado 21 de febrero, cuando el menor de 16 años se hallaba en una casa de videojuegos, en compañía de un amigo, hijo de su agresor.

Según la resolución, las agresiones al menor no pueden ser vistas como delito, sino como falta, de acuerdo a lo previsto en el artículo 441 del Código Penal y cuya competencia pertenece a un Juzgado de Paz Letrado, en donde se sanciona toda agresión que prescriba incapacidad menor a los 10 días.

Señala que del hecho investigado no se observa que haya concurrido alguna circunstancia o medio de gravedad, pues la misma víctima precisó que Sánchez Salazar lo atacó con puñetes en el rostro y en diferentes partes del cuerpo.

“No ha indicado que las lesiones hayan sido causadas con algún objeto contundente o cortante como cuchillo, arma u otro capaz de comprometer seriamente su integridad y si bien ha señalado que en un momento. el denunciado cogió una tijera, con este solo lo amenazó, más no fue utilizado en la agresión”, se precisa.

En este caso a Sánchez Salazar se le imputaba el delito de lesiones leves. Se tuvo en cuenta tres certificados, solo uno avaló que el agraviado requería 15 días de incapacidad médico legal, pero fue cuestionado tras la investigación fiscal.

Copia de todo lo actuado será remitida al Juzgado de Paz Letrado a efectos que proceda conforme lo estime conveniente.

¿Qué opinas?