Un grupo de pobladores se aglomeró en los exteriores de la comisaría de Orellana y exigió la presencia de un fiscal o un juez. | Fuente: Cortesía

Cuatro policías permanecen retenidos dentro de la comisaría de Orellana, en la región Loreto, por un grupo de pobladores que se oponen al traslado de 4 detenidos. Otros siete efectivos huyeron y se escondieron en los alrededores de esa localidad, para evitar ser agredidos.

Fuentes policiales informaron que los pobladores atacaron a los agentes y amenazaron  con incendiar la comisaría.

Las protestas se dan en rechazo al traslado de cuatro personas que fueron detenidas por presunto tráfico ilícito de drogas. La intervención se realizó el martes y entre los detenidos figura un menor de edad; sin embargo otras versiones señalan que esta situación se da porque en un inicio eran 7 los detenidos y que 3 fueron liberados por los policías. Incluso en videos difundidos en redes sociales se escucha que los pobladores hacen ese reclamo.

Durante la mañana los manifestantes llegaron a la puerta de la comisaría y argumentaron que no les brindaban información sobre la situación de los detenidos y exigían la presencia de algún fiscal o un juez.

Mientras tanto los agentes manifestaron que por la distancia, era difícil que llegue, en ese momento, un juez o un fiscal, por lo que de inmediato tenían que trasladar a los detenidos a la dependencia policial de Contamana. Esto generó el rechazo de la población y los posteriores enfrentamientos.

Los efectivos utilizaron bombas lacrimógenas para dispersar a los pobladores, pero pese a ellos no lograron controlar la situación y tuvieron que huir del lugar. 

Los efectivos policiales lanzaron bombas lacrimógenas para tratar de dispersar a los manifestantes, pero no lograron su propósito. | Fuente: Cortesía