Roxana Viera, hermana del recluso, dijo a RPP Noticias que tuvo que llevar a su familiar a la clínica porque en ningún establecimiento de salud lo atendían. | Fuente: RPP Noticias

Un hombre de 40 años, diagnosticado con la COVID-19, lucha por su vida en la clínica Miraflores de Piura. Se trata de un interno del Centro Penitenciario que purgaba condena por tráfico de drogas.

Roxana Viera, hermana del recluso, dijo a RPP Noticias que tuvo que llevar a su familiar a la clínica porque en ningún establecimiento de salud de Piura lo atendieron, según indicó, todos están colapsados.

Además, mencionó que su hermano ingresó el martes 5 de mayo y tuvieron que pagar 15 mil soles. Sin embargo, el jueves 7, le dijeron que deben pagar la misma cantidad por segunda vez. La familia asegura que no cuenta con los recursos para depositar ese monto.

Roxana Viera señaló que su hermano está en proceso de recuperación, pero debido a la falta de dinero su familiar podría fallecer. Asimismo, recalcó que él fue involucrado en tráfico de drogas por acompañar a una persona que la llevaba, sin embargo, a su hermano no se le halló ningún producto.