La bancada parlamentaria del Partido Aprista formalizó denuncia contra los nacionalistas Werner Cabrera e Hilaria Supa ante la Comisión de Ética del Parlamento, por mostrar actitudes inadecuadas cuando se debatía la derogatoria del Decreto Legislativo 1090, sobre la Ley Forestal y de Fauna Silvestre.

Cabrera calificó el jueves de "corrupto" al presidente Alan García, tras manifestar que estaría involucrado en importantes negociados que buscan vender las tierras selváticas.

"Rechazamos y deploramos que un parlamentario utilice calificativos contra nuestra  autoridades, sin ningún tipo de responsabilidad", aseveró el vocero de la célula aprista, Auerlio Pastor.

Dijo que su bancada no permitirá ese tipo de violencia que busca exacerbar los ánimos, como lo han hecho con los nativos.
 
De otro lado, Pastor instó a la titular del grupo de Ética, Martha Hildebrandt, investigue las  intervenciones de Supa, a las que calificó de injuriantes y premeditadas.

"Utiliza el quechua para insultar permanentemente a nuestra bancada. Ese no es el comportamiento ni los términos que usa un parlamentario. Ella lo hace sabiendo muy bien el desconocimiento de los parlamentarios en estos temas (quechua)", señaló en conferencia de prensa.

Denunció que las palabras que la nacionalista utiliza en sus intervenciones, son una suerte de "jerga quechua", pues no tienen significados dentro del idioma formal andino.

"Nos está tratando de la peor manera, utilizando la tolerancia que tenemos. Que se investigue  y se sancione, pues cuando una persona usa reiteradamente esos términos, no es que se le escapó sino la predisposición y alevosía de utilizar frases absolutamente injuriantes contra nuestra bancada", sostuvo.

Pastor anunció que pedirá la traducción de Supa, inmediatamente termine sus presentaciones, tras mostrar un extracto de lo dicho por la legisladora en la víspera en el que calificó de "advenedizos y serviles" a los parlamentarios apristas que, supuestamente, buscan que no se derogue el DL 1090, pues pretenden vender las tierras.