Luis Pardo Sainz, presidente de la Asociación Internacional de Radiodifusión (AIR), destacó que su organización ha contribuido en mitigar los efectos de medidas arbitrarias en gobiernos que atentan contra la libertad de expresión.

En diálogo con RPP Noticias, explicó que la labor de la AIR no se limita únicamente a emitir declaraciones o resoluciones, sino que incluso realizan misiones in situ o acompañan las causas de los medios de comunicación hasta tribunales nacionales e internacionales.

"Toda una acción conjunta que no se limita solamente a las declaraciones, sino que tiene esta dimensión que muchas veces llega a los tribunales internacionales o nacionales...se van traduciendo en por lo menos en mitigar los efectos de las medidas arbitrarias de algunos gobiernos que no entienden ni la libertad de expresión, ni el rol de los medios y emprenden en contra de estos", afirmó. 

Advirtió que existen países donde hay serios problemas, con gobiernos que son” hostiles” al rol de los medios de comunicación.

En alusión a lo que ocurre en Ecuador, dijo que hay gobiernos que no aceptan la crítica y el escrutinio ciudadano, y expresan ese rechazo a través de legislaciones o persecuciones judiciales.

En esa línea saludó que el Perú siga por la senda de la valoración de sus instituciones y del estado de derecho, así como del pleno respeto a la libertad de expresión.

Destacó que la 41 Asamblea General de la AIR tenga como sede la ciudad de Lima, al remarcar que nuestro país ha sido un socio activo desde el año 2007 dando un gran aporte a la radiodifusión.

En otro momento, Pardo Sainz trajo en mención los efectos del “gobierno autoritario y totalitario” que Hugo Chávez en Venezuela.

"Nos hemos hecho parte en todas las causas internacionales que  están en la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Yo personalmente he ido 15 veces a Venezuela a apoyar a amigos ante distintos atropellos", expresó.

 Comentó que han seguido de cerca lo que acontece en el país llanero, con el cierre de radio Caracas televisión, pero también los "permanente ataques a Globovisión, el único canal abierto, pese a sanciones y multas contra los que se atreven a levantar la voz".