Comienza cuarto juicio a Alberto Fujimori por congresistas tránsfugas

En este proceso se resolverá por los casos de interceptación telefónica, pago a congresistas tránsfugas y compra ilegal de la línea editorial de medios.
Foto: Andina

En la sede judicial de la Dirección de Operaciones Especiales de Ate Vitarte se inicio al cuarto y último juicio al ex presidente Alberto Fujimori desde su extradición de Chile.  Esta vez, por los casos de interceptación telefónica, pago a congresistas tránsfugas y compra ilegal de la línea editorial de medios.

En esta oportunidad se cuenta con 61 nuevos testigos y una decena de agraviados, entre los que figuran periodistas, políticos y ex militares; quienes han sido separados en cuatro bloques: interceptación telefónica, control de medios de comunicación, congresistas tránsfugas e ilegal manejo de fondos públicos.

Entre los agraviados, acudieron ex congresista Javier Diez Canseco, la periodista Cecilia Valenzuela y los abogados Alberto Borea Odría y Clemente Vásquez Suyo.  Los que no acudieron: la lideresa del PPC Lourdes Flores, el ex ministro Fernando Rospigliosi, la ex contralora Luz Aúrea Sáenz y los periodistas Gustavo Mohme, Enrique Zileri y Angel Páez.

La Sala Penal Especial de la Corte Suprema recibió a 14 de los 61 testigos convocados por la Fiscalía, entre los cuales estuvieron los ex jefes militares José Villanueva, Elesván Bello y Humberto Rozas, todos condenados por delitos de corrupción.

Asimismo, se presentó como testigo la ex secretaria del ex asesor presidencial Vladimiro Montesinos, María Angélica Arce, y el ex consejero de inteligencia Rafael Merino Barttet.

Montesinos también figura como testigo en este juicio, pero la sala coordinará directamente su traslado cuando le corresponda participar en el proceso, pues el ex asesor de Fujimori purga prisión por corrupción en una base naval alejada de la sala de audiencias.

El Ministerio Público ha solicitado una condena a ocho años de prisión y el pago de una reparación civil de 5 millones de soles a favor del Estado y tres millones de soles en forma proporcional para los agraviados por la interceptación telefónica.

Como se recuerda, Fujimori cumple una sentencia de 25 años de cárcel por delitos de lesa humanidad y a su vez es acusado de la presunta comisión de los delitos de peculado, contra la administración pública (corrupción de funcionarios-cohecho activo) y contra la libertad, violación del secreto de las comunicaciones e interceptación telefónica.

Cabe destacar, el fiscal supremo José Peláez, pidió a la Sala llamar a una serie de nuevos testigos, entre los que citó al ex secretario general de las Naciones Unidas Javier Pérez de Cuéllar y a su ex esposa Susana Higuchi; además de los periodistas César Hildebrandt y Mirko Lauer.