El 47 por ciento de entrevistados por la encuestadora Ipsos Apoyo cree que la ministra de la Mujer, Aída García Naranjo, debería renunciar al cargo por las lamentables muertes de tres niños en la localidad de Redondo, Cajamarca, tras haber ingerido alimentos contaminados del Pronaa.

Si bien un 47 por ciento no la acusa como responsable directa, considera también que no reaccionó correctamente frente a los hechos.

Un 35 por ciento indica que García Naranjo tiene responsabilidad política y tan solo un 7 por ciento cree en la inocencia de la titular del Mimdes.

A la pregunta, quién o quiénes son los responsables de lo ocurrido en Cajamarca, el 49 por ciento culpa a las personas encargadas de los almacenes, un 44 por ciento a los directivos del Pronaa, un 24 por ciento a la ministra, 22 por ciento a las cocineras y un 20 por ciento al gobierno anterior.

Por este hecho la funcionaria fue interpelada en el Congreso, pero finalmente no prosperó la moción de censura en su contra.

La encuesta fue aplicada a una muestra de 1200 personas en todo el país.