El ministro del Ambiente, Ricardo Giesecke, sostuvo que las creencias y los sentimientos del pueblo cajamarquino deben ser incluidos en el proyecto Conga, porque será una actividad que se realizará por más de 25 años.

En diálogo con RPP Noticias, explicó que la revisión del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) va dirigido precisamente a mejorar el proyecto minero, teniendo en cuenta que se trata de una actividad de gran magnitud en el que se requerirá peculiaridades tecnológicas.

“La presencia de un nuevo jugador en la cancha geopolítica y geo obliga a tener las variables bajo control y, por lo tanto, las creencias y los sentimientos de los pueblos deben ser incluidos, los pueblos deben saber qué estamos haciendo y con quién vamos a interactuar”, manifestó.

Sostuvo que el EIA debe incluir las variables socioeconómicas y culturales porque Conga estará asentado por años.

Mencionó que en otros países, se ha declarado las cabeceras de cuenca fuera de las posibilidades de hacer minerías, sin embargo, en el Perú no se da eso, por más que la Ley General de Recursos Hídricos establece que las lagunas altoandinas, los bofedales, y humedales son ecosistemas frágiles.

Dijo que este tipo de consideraciones deberían primar al momento de hacer un EIA serio de la actividad en su conjunto.

“La revisión (del proyecto Conga) tiene básicamente la intención de decir dónde podemos enriquecer, dónde limar asperezas, dónde podemos hacer que se encuentre la inversión minera que ya se va a ejecutar porque tiene autorización legal conforme a la ley y normatividad aprobado en octubre del 2010”, recordó.

Giesecke aseguró que es posible tener ‘agua y oro’ como plantea el presidente de la República, Ollanta Humala.

Propuesta
Para el ministro del Ambiente, se debe plantear una nueva estructura de estudios de impacto ambiental para futuros proyectos mineros, o de otros rubros, sobre todo teniendo en cuenta el abastecimiento de agua para las comunidades que se dedican a la agricultura.

“Si la voluntad política ya expresada por el presidente, eso puede tardar no más de cuatro meses en tener una institucionalidad a partir de instituciones que ya existen, con una finalidad concreta que tiene que ver cómo tratar el tema del medio ambiente”, anotó.