Belaunde
Martín Belaunde Lossio | Fuente: EFE

La esperanza del empresario Martín Belaunde Lossio de salir en libertad antes de navidad se desvanecieron por completo esta semana.

El Poder Judicial decidió que el exasesor de campaña electoral de Ollanta Humala continúe tras las rejas cumpliendo la prisión preventiva de 18 meses que dictaron en su contra por el caso “La Centralita”.

Eso no es todo, ya que su situación legal se empeoraría tras las revelaciones de Jorge Chang Soto, exbrazo administrativo y legal de Belaunde que se acogió a la colaboración eficaz.

De acuerdo al programa dominical Cuarto Poder, el abogado confesó ante el Ministerio Público que firmó un “contrato simulado”, a principios de 2015 con el consorcio Santa Teresa II, representado por Olmer Mendoza, empresario implicado en la red de Belaunde.

“Yo he firmado un contrato simulado como administrador de Corporation Asia SAC con el consorcio Santa Teresa II, representado por Olmer Edgardo Mendoza García, el 9 de junio del 2012, siendo simulado, porque en realidad lo hemos firmado a principios del año 2015, a efectos de justificar un cheque que giró el señor Olmer Mendoza a mi nombre, pero el dinero era para el señor Belaunde por un monto mayor a un millón 500 mil soles”, revela.

Como se sabe, las empresas de Mendoza García, Omega Constructores y Consultores y Trameisa, han sido beneficiadas en los últimos años con diversos contratos con el Gobierno Regional de Madre de Dios, por un monto aproximado de 49 millones de soles.

Según señaló, Mendoza García le entregó el 17 de julio del 2012 un cheque de 1.5 millones de soles para el empresario preso en el penal Piedras Gordas I. inmediatamente después, por orden de Belaunde hizo diversos depósitos a personajes de su entorno.

Chang Soto dijo que de ese dinero entregó S/. 100 mil a Jorge Bello del Real; S/. 120 mil a Juan Carlos Rivera Ydrogo; S/. 150 mil a José Manuel Navarro Salvador y S/. 77 mil a nombre de M y M Técnica SAC,

La investigación periodística también difundió un audio obtenidos por escuchas telefónicas bajo mandato judicial en el que Martín Belaunde le señala a Eduardo Seclen Orrego, sindicado como su brazo derecho, que ha pagado un 1,5 millones de dólares para, según el programa dominical, mantenerse en Bolivia, evadiendo a la justicia peruana.

Asimismo, se le escucha decir con toda seguridad: “Lo de ‘La Centralita’, en dos meses me lo tumbo, dos meses más”.