El ministro de Agricultura, Miguel Caillaux Zazzali, perdió la calma cuando se presentaba ante la comisión parlamentaria de Fiscalización y Contraloría para responder por un supuesto conflicto de intereses en la compra de 1200 hectáreas del proyecto de Irrigación Olmos en el 2001.

"La verdad es que le ponemos pasión al trabajo y le ponemos pasión al tema, y nos molesta realmente que nos hagan perder el tiempo en estas estupideces", sostuvo visiblemente molesto, pero motivado por uno de sus acompañantes, tuvo que pedir disculpas en varias ocasiones antes de que el presidente de la referida comisión, Martín Belaunde, le llamara la atención.

"Perdón, perdón señor presidente. Disculpe señor presidente. No va con ustedes, va con.... Discúlpeme, discúlpeme señor presidente. Discúlpenme señores congresistas. Retiro la palabra", refirió.

Mientras aún hablaba, notándose su nerviosismo, Belaunde lo reprendió: Señor ministro, le hago una invocación, por favor modere su temperamento.

"Buena parte del tiempo que tengo como ministro lo he dedicado para buscar pruebas y demostrar lo que ya está demostrado a la saciedad", agregó, para luego reconocer que fue un "exabrupto pasajero".