Ministerio de Defensa

El ministro de Defensa, Pedro Cateriano Bellido, expresó tras una reunión con los directivos de la Confederación de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep), que el gobierno del presidente Ollanta Humala tiene la determinación de pacificar el país, garantizar las inversiones privadas y no retroceder frente a las amenazas del terrorismo. 

“Hemos tenido un diálogo franco y abierto con el presidente de Confiep  y su directorio, donde hemos expuesto los alcances de la política que desarrolla el gobierno en la zona del VRAEM (Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro).

Les hemos ratificado la decisión política del gobierno de garantizar las inversiones nacionales y extranjeras. No vamos a retroceder frente a las amenazas del terrorismo y hemos adoptado medidas para garantizar la operación del gaseoducto”, expresó el ministro.

Se refirió así a la coordinación con el gremio empresarial, tras el ataque terrorista al aeródromo de Transportadora de Gas del Perú en el Cusco, el sábado pasado.

“No debemos caer en desmoralización ni descontrol, las Fuerzas Armadas realizan su labor de manera sacrificada y heroica y todos unidos debemos enfrentar al terror, no solo es tarea del gobierno”.

Recalcó que el objetivo principal del gobierno es enfrentar al terrorismo y que esta decisión y las medidas tomadas fueron expuestas con claridad al gremio que preside Humberto Speziani.

El ministro destacó que la presencia de efectivos de las fuerzas combinadas fue reforzada en sectores críticos del gaseoducto.

“La obligación del Estado es defender a sus ciudadanos y empresarios en beneficio del país”, dijo tras la cita en el Cuartel General del Ejército.

CONFIANZA EMPRESARIAL

Por su parte, el presidente de Confiep, Humberto Speziani, ratificó la confianza de los empresarios en las medidas del gobierno y garantizó la continuidad de las inversiones.

“Estamos en buenas manos. Se trata de defender la democracia en la lucha contra el terrorismo, 200 personas no pueden contra 30 millones de peruanos”, sostuvo.

Señaló que su gremio apoyará a los soldados que combaten en el VRAEM, a sus viudas y huérfanos. Adelantó que este apoyo se está coordinando para mejorar las necesidades de los combatientes.

Respecto al ataque en Kiteni, dijo que “al principio hubo descoordinación, pero se trataba de no mezclar a soldados con empleados de la empresa por temor a francotiradores que pudieran afectarlos”.

Agregó que la empresa que opera en el lugar le informó que no hubo requerimientos de los terroristas para utilizar el aeródromo atacado y tampoco ningún pago de cupos.