RPP

El partido Nacionalista marcó distancias con las supuestas actividades ilicitas de Martín Belaunde Lossio. A través de una comunicado señalan que si bien, el hoy profugo de la justicia, participó en las campañas electorales de 2006 y 2011, nunca tuvo una responsabilidad orgánica dentro de la agrupación política.

El escrito precisa que en el 2011 Belaunde Lossio colaboró "a título personal y esporádicamente sin coordinación alguna con la comisión de campaña, en provincias", y que "no fue aportante de la campaña presidencial" de ese año.

Respecto a las presuntas irregularidades cometidas por Martín Belaunde, indican que estas fueron cometidas "en regiones como Madre de Dios, Junín y Áncash".

En tal sentido, aclaran que "todos estos actos irregulares fueron cometidos en los Gobiernos Regionales sobre los que el Gobierno Central no tiene injerencia administrativa ni presupuestal", según ley.

Asimismo, piden "una exhaustiva investigación de los hechos que le imputan a Martín Belaúnde, quien debería ponerse a derecho para responder a las denuncias que pesan sobre su persona".

DESCONOCEN VÍNCULOS ENTRE MARTÍN BELAUNDE Y RIVERA IDROGO

En otra parte del comunicado, el partido Nacionalismo, afirma que desconocía el vínculo empresarial entre Martín Belaunde Lossio y Juan Carlos Rivera Idrogo, exgerente de la empresa española Antalsis y financista y publicista de la campaña electoral de 2006 y 2011 del entonces candidato Ollanta Humala.

"La dirigencia del Partido Nacionalista no conocía del vínculo empresarial entre Martín Belaunde Lossio y Juan Carlos Rivera Idrogo, tampoco de los cargos y representaciones que ellos ejercen y de los cuales se ha tomado conocimiento a través de los medios de comunicación.", señala el documento.

"Rechazamos cualquier intento de comprometer al gobierno Nacionalista en sus negocios, que como claramente hemos señalado se han producido en el ámbito Regional donde el gobierno central no tiene mayor injerencia", agregan.

Finalmente, alertan sobre las tentativas de sus adversarios "en cuyos gobiernos se probó la corrupción y el delito", de manchar su compromiso de combate a la corrupción".

"Extirpar este flagelo es una convicción central de aquellos que hemos luchado contra las mafias instaladas desde el Estado en años de dictadura y corrupción en el país", concluyen.