Padre de César Vilca pide no culpar a Policía

Ratificó que decidió por iniciativa propia buscar solo a su hijo en la espesura de la selva cusqueña.

Dionisio Vilca, padre del suboficial César Vilca, quien fue encontrado muerto tras permanecer desaparecido más de dos semanas en la selva del Cusco, pidió hoy no tergiversar los hechos en torno al fallecimiento de su hijo, ni culpar a la Policía Nacional.

No estén echando la culpa a la Policía, que si hizo o dejó de hacer. No quiero comprometer a nadie. Agradezco a los periodistas por haberme apoyado, pero también les pido que no estén tergiversando las palabras que yo doy”, declaró a los hombres de prensa.

Desde su vivienda, en el distrito limeño de San Martín de Porres, donde es velado el cuerpo de su hijo, ratificó que decidió por iniciativa buscar personalmente a su hijo en la espesura de la selva cusqueña y negó que le haya faltado apoyo de las autoridades.

“Simplemente yo hablo con sinceridad lo que hice por cuenta propia. Las acciones que he realizado han sido porque quería ubicar a mi hijo. No quiero comentar más, ni meter a otras personas. Sencillamente quise actuar en el momento propicio”, expresó.

Reseñó que solicitó a las autoridades policiales el permiso para ir a buscar a su hijo a esa peligrosa zona, y por eso pidió que se suspendieran los operativos, a fin de evitar nuevos enfrentamientos entre las fuerzas del orden y los narcoterroristas.

Reiteró además que, a pedido de los habitantes del lugar y de los guías que iban a acompañarlo, la búsqueda debía hacerse sin la presencia de efectivos policiales o militares, debido a la desconfianza que ellos tienen en los uniformados.

“La búsqueda fue intensa. La zona es peligrosa y hasta ahora me duelen los muslos, las piernas, no puedo caminar bien. Había brechas, subidas, bajadas, cruces de ríos. Llevamos nuestra hoja de coca para masticarla para estar fuertes”, detalló.

Por este hecho, distintas autoridades han destacado el coraje y la valentía de Dionisio Vilca, quien, motivado por el amor hacia su hijo y la preocupación de no saber cómo está, arriesgó su vida a fin de encontrarlo.

Andina