El inicio del Plan para el Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem) implica una “verdadera ofensiva en lo social” porque fortalece la presencia del Estado en una zona con presencia de rezagos narcoterroristas, dijo hoy su secretario ejecutivo, Luis Rojas Merino.

Destacó que el Poder Ejecutivo implemente un plan que, por primera vez, pone en “blanco y negro” lo que van hacer los diversos sectores del Estado, con metas e indicadores, para promover el desarrollo de esta amplia área de la selva central peruana.

“Es una verdadera ofensiva en lo social porque dentro de la estrategia de acercar al Estado al Vraem hemos llevado a todas las instituciones públicas, y se ha orientado una importante inversión que estará focalizada en ejecutar proyectos”, declaró.

Aseveró que se ha dejado de lado el discurso político y se ha ido a la respuesta concreta para soluciones prontas.

Esta semana, el jefe del gabinete, Oscar Valdés, dijo que el plan de inversiones para el Vraem supone una inversión de 1,785 millones de soles, de los cuales, 796 millones serán ejecutados por el Ejecutivo y la diferencia por los gobiernos regionales y locales.

Rojas Merino subrayó que el programa es un gran inicio que, dijo, requerirá ser complementado con mayores esfuerzos presupuestales a futuro para atender la gran demanda social tras largos años de olvido.

Señaló que los programas sociales y productivos que se desarrollarán en el VRAEM son las ventanas que le darán otro dinamismo a la economía de esa zona del país, donde un sector de campesinos se dedica al cultivo de hoja de coca, y ayudarán a mitigar la pobreza.

Con la construcción de carreteras, créditos y programas alternativos, añadió, los agricultores tendrán mejores oportunidades para involucrarse de manera sustentable en la economía legal y mejorar su calidad de vida.

“Esto aunado a las carreteras que se están haciendo, al acceso al servicio de luz, que ya en julio vamos electrificar todo el VRAE, entonces, vemos un panorama muy positivo en los próximos años”, expresó.

Merino consideró importante que el Gobierno mire al VRAE desde una óptica integral –y no principalmente desde una perspectiva militar y represiva como en el pasado-, con un real compromiso de revertir la situación de abandono.

Destacó que cada ministerio tenga, a partir de ahora, un planeamiento específico para el VRAE, lo cual, subrayó, demuestra el trabajo concertado para intervenir directamente y focalizar las acciones para un mejor resultado.

Las zona del VRAE está comprendida por las regiones de Ayacucho, Huancavelica, Cusco y Junín.

Andina