La directora ejecutiva de Proética, Cecilia Blondet, demandó hoy que “llegue hasta el final” la denuncia de la Contraloría sobre un presunto contrato irregular suscrito en 2009 por el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, que habría costado al Estado S/. 40 millones en pérdidas.

Consideró “importante” que el organismo contralor haya dado esta información, que, a su entender, “está mostrando la vulnerabilidad que introduce el secreto en las compras y contrataciones estatales en general y en particular en las Fuerzas Armadas”.

Desestimó las críticas de los involucrados -exmandos de las Fuerzas Armadas y un exministro del gobierno pasado- a la labor de la Contraloría, y dijo que corresponde al Ministerio Público y al Poder Judicial actuar de inmediato y determinar las responsabilidades que existan.

“Es importante no dejar pasar esto y hacer la investigación dentro de la Fuerzas Armadas y los poderes públicos. Que se llegue hasta el final”, declaró a la agencia Andina.

De acuerdo a la denuncia de la Contraloría, los responsables de entonces del Comando Conjunto suscribieron de manera irregular un contrato con la empresa israelí Global CST LTD, para recibir asistencia técnica especializada en materia de seguridad, desarrollo de estrategias y entrenamiento del personal militar

Dicha asistencia, nunca se realizó en los términos pactados, de acuerdo al ente contralor.

Blondet estimó que la investigación debe centrarse en quiénes fueron los instructores que vinieron, si tuvieron la capacidad necesaria para brindar esa instrucción, así como lo logros obtenidos.

“Que se conozca el costo-beneficio de la inversión. (...) A lo mejor todo está muy bien, pero en la medida en que no tienes información y si está tan presente la cultura de la sospecha, es lógico que se sospeche y si la Contraloría lo ratifica con más razón aún”, refirió.

Sostuvo que quienes critican a la Contraloría por esta investigación actúan así “porque tienen ese velo de secreto y de impunidad”.

Aludió a las declaraciones del exministro de Defensa Rafael Rey, quien en adujo que lo hecho por el órgano contralor era “una falsedad e idiotez”, e instó a que en lugar de referirse a la denuncia como si fuera un mentira demuestren “si la inversión estuvo bien hecha”.

Blondet dijo que es entendible que algunos aspectos de las compras de las Fuerzas Armadas deban ser abordados con mucha discreción, por tema de seguridad y defensa de la patria, pero en muchos casos ese elemento no existe.

Los involucrados en esta denuncia fueron denunciados por el presunto delito de colusión y falsedad genérica (delito contra la fe pública) ante el fiscal de la Nación.

Andina