Reclamo aymara en Puno lejos de llegar a una pronta solución

Congresista electo por Puno pidió mayor participación de las comunidades en los permisos de explotación. Experto afirma que es inviable la derogatoria del permiso de actividades de empresa Santa Ana.

Salvo la tregua del pueblo aymara de la zona sur de Puno, los visos de solución al problema suscitado por el rechazo a las concesiones mineras y petroleras es lejano.

En opinión del congresista electo por Puno Mariano Portugal Catacora, cualquiera sea el próximo gobernante del Perú, se debe dar solución a esta crisis, a través del diálogo y de normas que den a las comunidades una mayor participación en los permisos para las operaciones extractivas.

Propuso que el Ministerio de Energía y Minas podría dar una mayor capacitación a las comunidades para que puedan decidir con conocimiento del tema.

"(Las comunidades) necesitan un entendimiento porque se ven afectados en sus terrenos agrícolas, ya que las explotaciones mineras acarrean contaminación por la vía hídrica, no solo para beber sino también para los sembríos", expresó en los estudios de RPP Noticias.

En tal sentido, remarcó en que se debe implementar una política de entendimiento a través del diálogo y la participación de las partes comprometidas.

A su turno, el economista experto en temas mineros Miguel Santillana aseguró que sí hubo licencia social para la etapa de explotación minera de la empresa Santa Ana, que tiene una actividad desde hace tres años.

Refirió que se realizaron 154 talleres con presencia del Ministerio de Energía y Minas, la empresa y representantes del gobierno regional.

Santillana sostuvo que sería inviable la derogación del decreto supremo 083-2007, que permitía la explotación de recursos naturales a 50 kilómetros de la frontera en el sur de Puno.

Explicó que ello conllevaría a que otras zonas de frontera con similares condiciones de explotación tendrían pie a exigir lo mismo.

"El Estado cuando hace concesiones tiene que respetarse a sí mismo", sentenció.