Rey aclara que no propuso que Indeci sea absorbido por FF.AA.

El ministro de Defensa, Rafael Rey, dijo que el planteamiento que formuló fue que en emergencias originadas por desastres naturales, el trabajo de campo sea asumido por las FF.AA.

El ministro de Defensa, Rafael Rey, aclaró esta tarde que en ningún momento propuso que el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) sea absorbido por las Fuerzas Armadas, y precisó que este tema no ha sido tratado en el Consejo de Ministros.

Rey manifestó que el planteamiento que formuló fue que en emergencias originadas por desastres naturales, el trabajo de campo sea asumido por el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas.

"Es decir que la planificación, la coordinación y la ejecución del rescate, la logística y de la remoción de escombros sea conducido y coordinado directamente por el Comando Conjunto (de las Fuerzas Armadas) para aprovechar la experiencia que ellos tienen en estos casos", subrayó.

"No estoy planteando ni he pensado en ningún momento que el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, absorba al Indeci, porque el Indeci tiene una labor mucho más amplia que la que se produce cuando se genera una crisis o un desastre natural", precisó.

El titular de Defensa señaló que el Indeci tiene una función mucho más amplia como es el velar por la seguridad y funcionamiento adecuado de los locales de las instituciones públicas y privadas.

"Esa es una labor propia del Indeci, eso no puede hacer el Comando Conjunto ni es su función", remarcó.

Anotó que cuando se produce una desgracia de desastre natural, en muchas ocasiones los propios representantes de Defensa Civil se ven ellos mismos afectados, y por lo tanto, no tienen la posibilidad ni la facilidad de dedicar el tiempo suficiente para coordinar las acciones inmediatas ante esa emergencia.

Sostuvo que cuando se produce una desgracia por fenómenos naturales, muchas veces los propios representantes de Defensa Civil, como sucedió en el terremoto de Pisco en agosto de 2007, en que fueron afectados y no tenían la posibilidad ni la facilidad de dedicar el tiempo suficiente para coordinar las acciones inmediatas ante esa emergencia.