Silencio absoluto del Gobieno peruano sobre caso de espíonaje para Chile

La noticia de la captura del suboficial FAP Víctor Ariza, acusado de espiar para Chile, se da cuando el presidente Alan García y el canciller García Belaúnde están fuera del país.
Foto: Andina
Las autoridades peruanas guardan silencio sobre el caso que estalló ayer de un suboficial de inteligencia que espiaba para Chile, tema que ocupa las portadas de los diarios y los principales espacios de radios y cadenas de televisión de hoy.

Según destaparon ayer varios medios de prensa, un suboficial de la Fuerza Aérea de 45 años, que sirvió en la embajada de su país en Chile hasta 2003, fue recientemente descubierto espiando para el país vecino, y al parecer está detenido desde ayer.

Con el presidente Alan García y el canciller José Antonio García Belaúnde fuera del país (ambos participan en el Foro de Cooperación Asia-Pacífico de Singapur, junto a la presidenta chilena, Michelle Bachelet) y el ministro de Defensa Rafael Rey de viaje en Argentina, ninguna fuente oficial ha confirmado el caso.

Fuentes del Ministerio de Defensa dijeron a Efe que el caso "se conocía con anticipación", pero recordaron que hay instrucciones de guardar absoluta reserva por tratarse de un asunto "muy delicado".

Según la emisora de radio RPP, que fue la que ayer reveló el caso, el suboficial detenido habría recibido entre 5.000 y 8.000 dólares mensuales durante el tiempo que espió para Chile, y fue descubierto cuando intentaba captar a un colega suyo para trabajar también como doble agente.

Los medios de comunicación recuerdan hoy que el suboficial podría ser acusado de traición a la patria.

El fiscal supremo, José Peláez, manifestó a Efe que "podría decir a primera vista que (el caso) le correspondería al foro de justicia militar".

Otras fuentes de la Fiscalía confirmaron que el caso no ha llegado a sus dependencias.

Varios medios peruanos afirman esta mañana que el suboficial pasó la noche en las dependencias de la seguridad del Estado, donde sigue siendo interrogado. EFE