Andina

El terrorista Osmán Morote permanecerá en la cárcel a pesar de cumplir este martes su condena de 25 años, confirmó el procurador antiterrorismo Julio Galindo, al recordar que el Poder Judicial ordenó su detención por el caso Soras, conocido como ‘La caravana de la muerte’.

“Hay una decisión del Segundo Juzgado Penal Nacional, que emitió al auto apertorio de instrucción con mandato de detención, por tanto, no va a salir Morote y ninguno de los que están implicados allí”,  aseguró.

Agregó que junto al cabecilla del grupo subversivo Sendero Luminoso, se quedará en prisión la sentenciada Margot Lourdes Liendo Gil, quien también será procesada por el mismo delito, ocurrido en Ayacucho.

Según la denuncia, el 16 de julio de 1984, un total de 117 personas de la comunidad campesina de Soras y siete anexos fueron asesinadas por Sendero Luminoso al mando de Víctor Quispe Palomino, con machetes, hachas y piedras.

La responsabilidad del crimen alcanza al cabecilla senderista Abimael Guzmán y la cúpula del grupo terrorista, de la cual forman parte Morote y Liendo.

“Ese es un gran logro de la Procuraduría porque aquí lo evaluamos y lo impulsamos como estrategia de lucha contra el terrorismo (…) El Comité Central de Sendero Luminoso tiene la condición de autor mediato, y el autor material es Víctor Quispe Palomino, el actual cabecilla del Vraem”, precisó.

Galindo informó que el Segundo Juzgado Penal Nacional, despachado por Janet Mónica Lastra Ramírez, abrió instrucción contra ambos terroristas y otros responsables, y dispuso su detención el 1 de marzo último.

El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, a través de la Procuraduría Antiterrorista, halló que este caso se encontraba pendiente y formuló la denuncia penal correspondiente ante la Fiscalía Especializada en Terrorismo de Ayacucho.

“Aquí se va a aplicar el Código Penal de 1924, vale decir, el decreto legislativo 046. Según lo estipula esta norma, le corresponde pena de internamiento, y esa pena considera una carcelería de 25 años de pena privativa de libertad”, precisó el procurador.

Como testigo presencial, Galindo refirió que Osmán Morote continúa su pensamiento violentista y de terror porque desconoce su responsabilidad penal en la muerte de personas por el accionar de Sendero Luminoso, y persiste en autoproclamarse “preso político”.

“Él es un hombre que cree que se encuentra en el camino correcto. Es más, sostiene que es un procesado político, no quiere entender que ha sido condenado en su condición de terrorista, de autor mediato. Entonces, es un hombre muy peligroso para la sociedad peruana”, anotó en Radio Nacional.

ANDINA