Martín Vizcarra junto a Daniel Salaverry en el Congreso. | Fuente: Congreso

Descubre el canal de podcast de Las cosas como son en RPP Player.

Después de un miércoles de exacerbación y confrontanciones, hemos vivido un jueves de diálogo y gestos de apaciguamientos. Por lo menos en lo que ha venido siendo el núcleo de nuestra vida política, las fricciones entre el Ejecutivo y el Legislativo en torno a la reforma judicial y la reforma política. Apenas 24 horas después de haber hablado de "golpe bajo" y "falta de elegancia", el presidente del Congreso afirmó que el impasse había sido superado y para volver a su inicial hoja de ruta, Daniel Salavery reiteró que la bancada de Fuerza Popular no va a ser un obstáculo para reformar nuestras instituciones.

Por su parte el presidente Martín Vizcarra concretó el gesto que había intentado sin éxito la víspera y acudió caminando al Palacio Legislativo para presentar personalmente los proyectos de ley que darán forma a las propuestas anunciadas en el mensaje del 28 de julio : el primero modifica la constitución para prohibir la reelección inmediata de Congresistas, el segundo restablece una cámara alta en el Congreso y el tercero regula el financiamiento de los partidos políticos.

Vizcarra sostuvo que esas tres medidas, junto a la reforma del Consejo Nacional de la Magistratura pueden ser sometidas a consulta popular antes de fin de año, sea el 7 de octubre junto a las elecciones locales o, en caso de que la discusión parlamentaria no sea suficientemte célere, durante el mes de diciembre.

Necesitamos una Fiscalía profesional y eficiente

Por si faltaran pruebas de que la reforma de todo el sistema judicial es indispensable, baste con referirnos a las reacciones del Fiscal Supremo Pablo Sánchez y el Fiscal Hamilton Castro ante lo dicho la víspera por el actual Fiscal de la Nación, Pedro Chávarry. Sánchez consideró penosa y plagada de falsedades la presentación hecha en el Congreso por su superior, mientras que Castro desmintió las acusaciones contra su actuación en el caso Lava Jato.

El telón de fondo es nada menos que el más grave caso de corrupción de los últimos tiempos Y precisamente la gravedad de Lava Jato requiere una Fiscalía profesional, eficiente y capaz de transmitir confianza a los cidudanos. ¿Cómo investigar a corruptos que multiplican los recursos para defenderse cuando la acción el titular de la acción penal es cuestionada por sus propios miembros enfrentados en querellas que se ventilan en público?

Tensión entre Canadá y Arabia Saudita

Fuera del ámbito penal y político, un impasse que no cesa de agravarse es el que opone a Canadá y la monarquía de Arabia Saudita a propósito de Derechos Humanos. La ministra canadiense de Relaciones Exteriores expresó, vía Twitter, su rechazo a la detención de dos activistas, entre ellos una mujer que reclamaba contra la discriminación de género practicada todavía en el reino petrolero.

Riad expulsó al embajador canadiense, pero el primer ministro Pierre Trudeau afirmó que su gobierno seguirá pronunciándose sobre el respeto de los derechos fundamentales, en concordoncia, dijo, con lo que esperan sus ciudadanos.  Aunque el intercambio comercial entre ambos países es relativamente modesto, Arabia es la tercera fuente del petroleo usado en Canadá.

En este conflicto, Canadá no podrá contar con el apoyo de sus aliados tradicionales. Gran Bretaña afirma que mantiene buenas relaciones ambas partes y que espera de ellas que hallen la solución. Y del gobierno de Donald Trump, pocos esperan iniciativas audaces en materia de Derechos Humanos. Sobre todo cuando se imponen sanciones al enemigo tradicional del poder saudita, la República Islámica de Irán.

Las crisis inernacionales parecen confirmar el aforismo del General De Gaulle : «Los países no tienen amigos, tienen intereses ».

Las cosas como son

¿Qué opinas?