La Comisión de Ética evaluó este lunes la denuncia de la congresista Paloma Noceda contra su colega Luis López Vilela. | Fuente: Congreso

Descubre el canal de podcast de Las cosas como son en RPP Player.

El concepto de “Progreso” fue utilizado por Domingo Elías para definir el contenido de la primera candidatura de un civil a la presidencia de nuestra República, en 1851. En nuestra época se multiplican manifestaciones de pesimismo y aumenta en algunos casos la sensación de que las sociedades evolucionan no hacia el progreso sino hacia formas más degradadas que en el pasado. Sin embargo, el ideal del Progreso sigue siendo fuente de inspiración tanto en aspectos materiales y económicos, como en aspectos sociales y morales.

Figura por ejemplo en la divisa del escudo brasileño, junto a otro concepto que le sirve de contrapunto y equilibrio: “Orden y Progreso”. Cuando hablamos de progreso en el campo económico nos referimos al aumento de la productividad. Cuando lo hacemos en el campo moral, nos referimos a la vigencia de valores, al rechazo de la mentira y a la elaboración de normas y códigos para consolidar el respeto en las relaciones entre seres humanos.

¿Ética en el Congreso?

Este lunes sesionó la Comisión de Ética y abordó la denuncia presentada por la congresista Paloma Noceda contra quien fuera en el momento de los hechos un compañero de bancada. El intercambio puso en evidencia que algunos participantes y ciertos abogados no se han dado cuenta del progreso al que aspiramos en el trato a las mujeres. Basta con recordar que las mujeres solo adquirieron el derecho a votar en 1956. Lo que durante mucho tiempo era considerado parte de las libertades que los hombres podían tomarse respecto a sus colegas mujeres, hoy ya no es aceptable.

Así como en 1956 hubo voces que aseguraban que el voto de las mujeres iba a perturbar el funcionamiento de nuestras instituciones, anoche hemos escuchado al abogado del congresista Luis López Vilela asegurar que si se sancionara a su patrocinado por “tocamientos indebidos” se abriría la puerta a nefastas consecuencias. Llegó a reprochar a la denunciante no precisar cuál es la norma vulnerada con “el masaje asqueroso” descrito por Paloma Noceda. El abogado concluyó que lo sucedido “solo Dios y la congresista lo saben”. Es decir, no fue capaz de expresar la menor solidaridad con lo vivido por la denunciante, y poco faltó para que pida que se le sancione por querer “dañar a toda costa al congresista López Vilela”. 

Perspectivas económicas

  Respecto al progreso económico, ayer ha resonado la voz del economista Elmer Cuba, quien sostiene que nuestro país podría crecer tranquilamente, pese a la crisis política y otros problemas, a tasas de 5 o 5.5%. El también director del Banco Central de Reserva declara al diario Gestión que tenemos el potencial, pero que para concretarlo es necesario tomar medidas en breve plazo, es decir, antes de la Semana Santa.

Cuba resume los factores positivos: “La inflación está estable a 2%, el crecimiento económico va a velocidad de crucero a 4%, el déficit fiscal está cerrándose, el empleo y el consumo mejorando y la inversión privada viene creciendo desde hace cuatro trimestres”. Cuba alerta sin embargo contra medidas populistas, que podrían ser favorecidas por el descabezamiento y la atomización en el Congreso. Interrogado por las medidas que podría adoptar el Ejecutivo,

El economista propone “acelerar las inversiones en infraestructura mediante Alianzas Público Privadas, las concesiones y la reforma laboral, de la que nadie quiere hablar”. Justamente, el progreso requiere hablar de las cosas que plantean problemas y hacen correr riesgos a la popularidad. Eso vale, según Cuba, tanto para la reforma laboral como para proyectos mineros en Puno y Arequipa.

Las cosas como son

¿Qué opinas?