El Congreso complementario está próximo a instalarse. | Fuente: Foto: Andina

Escucha el canal de podcast de Las cosas como son en RPP Player.

La Oficina Nacional de Procesos Electorales ha tomado 21 días para terminar su trabajo de escrutinio y contabilidad de todas las actas de los comicios del pasado 26 de enero. Los resultados oficiales confirman que Acción Popular es el partido con mayor votación con 10.2%, seguido por Podemos y Frepap empatados con 8.3%, Alianza para el Progreso 7.9%, el Partido Morado 7.4% y Fuerza Popular con 7.3%. Es de desear que la proclamación de los elegidos se haga lo más rápidamente posible para restablecer el normal funcionamiento de nuestras instituciones y orientar las energías políticas a reformas y proyectos. Acción Popular ha obrado para forjar un consenso entre fuerzas centristas que se exprese en primer lugar en la elección de una Mesa Directiva que cuente con agenda y respaldo mayoritario. Tal objetivo parece haberse logrado con APP y Somos Perú, pero subsisten dudas sobre el Partido Morado, con cuyo concurso se hubiera podido superar el número de 66 congresistas, es decir la mayoría absoluta. Su lugar podría ser tomado por Podemos, aunque este partido ha dado muestras de cierta división, en particular por el papel que deba jugar su fundador, José Luna Gálvez, investigado por casos de corrupción en la municipalidad de Lima. Frente a la lista encabezada por Acción Popular se halla por ahora la del Frente Amplio, que postulará de manera simbólica a Rocío Silva Santisteban, porque podemos presumir que solo votarán por su lista los miembros de su partido. Se ignora por ahora lo que harán Fuerza Popular, Frepap y Unión por el Perú, que también podrían verse privados de apoyo fuera de sus propios congresistas.

Mientras tanto el gobierno ha anunciado un decreto supremo que privaría de agentes policiales de seguridad a los miembros del Congreso. Aunque varios de los partidos hicieron campaña proponiendo lo mismo, la medida adelantada por el ministro del Interior no fue tema de la reciente ronda de diálogos. De ahí que algunos partidos que no son hostiles al presidente Vizcarra hayan dado muestras de malestar. Renán Espinoza de Somos Perú no vaciló en calificar la medida como populismo destinado a distraer la atención de la opinión pública, minimizando la crisis que llevó a la salida de cuatro ministros. La bancada de Acción Popular no ha querido dejar de pronunciarse sobre esa crisis. Lo hizo a través de un comunicado que reprocha la “poco transparente gestión de la Procuradoría del Estado a cargo del Ministerio de Justicia” y anuncia por eso que el Congreso deberá “ejercer el rol fiscalizador que le corresponde”. El comunicado tiene el mérito de hablar de “crisis política”, pero resulta dudoso que la falta de transparencia se limite a la Procuradoría.

El día de ayer culminó en Munich la más importante conferencia mundial sobre seguridad estratégica. Instituida en 1963 en la capital bávara, cada año acoge a los principales líderes del mundo que dicen compartir la divisa de la Conferencia: “La paz a través del diálogo”. De hecho, la conferencia ha solido servir para que países enfrentados tomen contacto y se aborden temas que conciernen a todos como conflictos armados regionales, el terrorismo, las migraciones, el espionaje industrial y las crisis sanitarias, como es el caso hoy con el coronavirus. Resulta patente que América Latina suele estar totalmente ausente del debate internacional sobre seguridad. La razón es simple: no hemos sabido forjar una unidad, ni definir intereses comunes. En las actuales circunstancias, los países latinoamericanos no contamos en la escena internacional, como lo evidencia también que no hayamos sabido obtener un sitio permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU. La división nos hace perder a todos.

Las cosas como son

¿Qué opinas?