El exparlamentario habría intentado presionar a la joven abogada para que no cuente la verdad. | Fuente: Andina

Dianne Monge (26), la abogada que trabajó como asesora de confianza para el excongresista aprista Jorge del Castillo reveló en un informe de Panorama que el político realizó varios esfuerzos para evitar que se realice una investigación en su contra que podría haber terminado en su desafuero. Esto luego de que, en marzo de este año, el mismo programa revelara que Monge cobraba por su trabajo desde España, en donde se encontraba realizando una maestría.

Tras el escándalo, Del Castillo apareció en el Congreso para devolver el monto abonado, algo que no estaba permitido según las normas. La extrabajadora ha regresado desde España para contar de qué manera el exparlamentario buscó evadir responsabilidades.

“Me ha pedido la Fiscalía un informe escrito. Por eso yo te digo que hay que hacer las cosas bien, ¿no? Y no habrá ningún problema, se atenúa todo. Si no se va a crear un lío grave por gusto. (…) Yo lo voy a arreglar, ya empiezas a perder el control”, se le escucha decir a Del Castillo en varios audios que han sido entregados por Dianne Morge, quien asegura que siempre fue leal a él, pero prefirió “la lealtad hacia uno mismo”.

La joven afirmó que Del Castillo le aseguró que él solucionaría el tema, por lo que fue difícil para ella regresar al Perú a contar lo que verdaderamente sucedió. Del Castillo le decía que, de contar la verdad, realizarían un proceso de desafuero en su contra.

“Me denuncian a mí penalmente y me sacan del Congreso y se acabó la historia. ¿Eso es lo que quieres?, ¿así quieres que acabe? Creo que no me merezco terminar mi vida de esta manera. (…) Elice dice que no procede ese tipo de autorizaciones, entonces yo habría cometido un delito”, se le escucha decir en uno de los audios.

Del Castillo le habría pedido a la joven que termine los trabajos pendientes que tenía mientras que se encontraba en España, algo que no estaba permitido y que tendría que haber realizado con una autorización de la mesa directiva. La joven, no obstante, asegura que viajó sin preocupaciones porque su jefe (el excongresista Del Castillo) se lo había permitido.

“Vas a cometer un error y me vas a complicar la vida a mí por gusto y creo que no merezco que me hagan daño. (…) Yo puedo devolver la plata, tú no”, se le escucha decir al excongresista, quien le pide en reiteradas oportunidades que no cuente la verdad sobre lo sucedido.

¿Qué opinas?