MIMP
Ministra de la Mujer, Anahí Durand. | Fuente: MIMP

El Poder Ejecutivo, a través del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), ha presentado un proyecto de ley al Congreso de la República que contempla ampliar el alcance de la pensión de orfandad para aquellos menores de edad que perdieron a sus padres por causa de la covid-19.

Al respecto, la ministra de la Mujer, Anahí Durand, detalló que este beneficio consiste en la entrega de 200 soles mensuales, además de un acompañamiento psicológico y educativo, para estos niños y niñas en condición de pobreza y pobreza extrema y su grupo familiar.

Mencionó que actualmente ya se entrega una pensión de este tipo que beneficia a 17 mil familias, pero que esta tiene como requisito la entrega de un certificado de defunción que acredite el fallecimiento del familiar por esta enfermedad.

En ese sentido, la ministra indicó que se decidió dejar de lado el requisito del certificado para así ampliar la cobertura de dicho beneficio y centrarse en el bienestar de estos menores en situación de vulnerabilidad.

98 mil niños perdieron a su padre o madre durante pandemia

Durand Guevara recordó que en el Perú se calcula que 98 mil niños perdieron a su padre o madre cuidador durante la pandemia, siendo el Perú el país con más huérfanos producto de la covid-19, por lo que el objetivo de la cartera es llegar a 80 mil familias con esta iniciativa.

Por ello, dijo esperar que se priorice el debate de esta iniciativa en el Pleno durante la presente legislatura, que se amplió hasta este 17 de enero de 2022.

“(El proyecto de ley) está en el Congreso desde noviembre y esperamos que antes de acabar la legislatura pueda ser aprobado”, mencionó la titular del MIMP.

Agregó que la mencionada pensión de orfandad ya tiene opinión favorable del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y que su implementación “no le va a costar al estado una cifra extraordinaria”.

GR 2021 | INFORME: Recuperación de aprendizajes en educación

Tras dos años de escolaridad a distancia el gran reto de la educación en su retorno a las escuelas será recuperar aprendizajes perdidos que podrían debilitar a una generación entera. El año escolar debería iniciar con una evaluación de todo el sistema educativo y una priorización curricular.