Alejandro Toledo: "Nunca perdonaré a Montesinos haberse metido con mi hija"

El candidato de Perú Posible habló con RPP sobre PPK, Alberto Fujimori, Vladimiro Montesinos, sobre su pasado y futuro político. No se guardó nada.
Alejandro Toledo enfrenta su cuarto proceso electoral. | Fuente: RPP

RPP Noticias entrevistó a Alejandro Toledo en uno de los momentos más difíciles de su carrera política. Según las últimas encuestas, tiene apenas 1% y está cerca de caer en el rubro Otros. Sin embargo, el candidato de Perú Posible se muestra orgulloso de su legado como presidente y tranquilo sobre su futuro político, pero también preocupado por el futuro del Perú... y por la humanidad. 

¿Será Perú el escenario de futuras guerras por el agua?
Las próximas guerras serán por la escasez de agua limpia, porque habrá 2 mil millones de bocas más que alimentar. Sé que no es un tema rentable para estas elecciones, pero es imperativos para las próximas generaciones. Hemos explotado otros planetas y tenemos evidencia de agua. ¿Queremos ir a otros planetas para contaminarlos como hacemos con este? Pero esta disyuntiva que tiene el Perú sobre agua y oro es una falsa dicotomía. No podemos darnos el lujo en el corto plazo de suspender los proyectos mineros, porque no tendríamos los ingresos para incrementar los sueldos, porque aún no se ha diversificado la economía.

¿Cómo no ser víctimas de la contaminación que producen las grandes potencias industriales como Estados Unidos o China?
La contaminación ambiental no tiene nacionalidad. Ciro Alegría escribió El Mundo es Ancho y Ajeno y ahora el mundo es encogido y nuestro. Para venir a esta entrevista me demoré dos horas desde mi casa. A veces me siento culpable, porque yo recibí la economía en -3% y la dejé en 7%. Entraron 200 mil carros cada año y ahora contaminamos más. La calidad de vida ha caída. Las horas hombre en los buses son impresionantes. Aumentó la inseguridad ciudadana, por un miserable celular te liquidan. ¿Esa es la calidad de vida que queremos?

¿Siente que por ser cholo no tuvo todo el apoyo que necesitó cuando fue presidente?
No más gente en general, pero sí más gente con poder. Los cholos en el Perú somos más, los andinos, los selváticos, los afroperuanos somos más. Pero el poder sigue concentrado en pocos. Si yo hubiera fracasado, habrían dicho: “ahí están los cholos para los cuales pedían oportunidad”. Se hubiera roto toda la oportunidad que tienen los cholos de ser exitosos a través de la educación. Ahora las cadenas que amarraban las puertas de Palacio de Gobierno ya están rotas. Ya no se fabrican los presidentes en el Club Nacional, querido amigo.

Si discurso recoge afirmaciones de la derecha y postulados de la izquierda. ¿Alguna vez se sintió más cercano a una de estas posiciones?
La derecha y la izquierda cayeron con el Muro de Berlín. Ahora se trata de saber a dónde vamos. Si no lo sabes, eres como una hoja de papel que va hacia la dirección del viento.

Pero el discurso sobre izquierda y derecha sigue vigente en Perú. Si es de derecha, lo acusan a uno de lobbista, de abusivo y codicioso. Si es de izquierda, de chavista, radical, senderista.
Tienes absoluta razón. Aquí hay los que entregan resultados y los que no entregan resultados. El discurso florido ya se acabó.Los pobres tienen menos paciencia para seguir siendo pobres. Ahora sabe cómo viven los ricos en el otro lado del río. Esto no es para confrontar, es para avanzar.

Si sus hijas le dicen que quieren ser políticas, ¿las apoyaría o les recomendaría hacer otra cosa?
Les diría que hagan política de Estado, no politiquería. Cuando estaba en Harvard como profesor visitante, me di cuenta que escribía libros sobre pobreza y que los alumnos tomaban el curso porque era requisito. Mis libros terminaban en la biblioteca y no afectaban la vida de los pobres, que para mi era importante. No puedo olvidarme de mis orígenes, porque soy producto de un error estadístico.

¿Por qué siempre repite que usted es un error estadístico?
Por primera vez lo voy a decir, porque usted ha tocado una fibra sensitiva. Mi madre tuvo 24 bebés en brazos, 16 partos, 6 mellizos. De los 16, por carencia de servicios básicos, murieron 7 en el primer año de vida. Yo también sufrí malnutrición temprana. Mi padre no aguantó más y nos mudamos de Cabana a Chimbote cuando yo tenía 4 años y medio. Seis meses más y mi malnutrición hubiera sido irreversible. En Chimbote uno come productos marinos como loco. Hoy sé que eso se llama Omega 3. No recuperé el efecto de mi malnutrición. Me quedé chiquito, pero recuperé mi mente y aquí estoy. Soy un hombre afortunado.

Si ha tenido una vida afortunada, ¿por qué volver a postular y exponerse a todo esto?
Me demoró 500 años ser presidente y en 5 años no puedes transformar lo que se malogró en 5 siglos.

¿Alcanzarán 10 años?
Contribuiré y espero que otros jóvenes de diferentes tiendas sigan ese camino. En mi mente y en mi corazón... Esto va para Keiko Fujimori: en mi mente y en mi corazón no guardo rencor.

¿Qué le diría a Alberto Fujimori si lo tuviera al frente?
No tengo ningún rencor. Ya pasó, ya pasó. Pero le diría: "Insultaste a los peruanos diciéndonos que eras peruanos y nos engañaste". De eso no queda duda. Yo tengo la partida de nacimiento de la provincia de Kumamoto. Al primer ministro del Japón le insistía para que nos devolviera a Fujimori, y él me decía: “Nosotros no soltamos a nuestra gente”. A pesar de lo que hizo en el Perú no le guardo rencor. ¡A Vladimiro Montesinos sí!

¿Y qué le diría a Montesinos?
Le diría: "Nunca te voy a perdonar haberte metido con mi hija". En la campaña del 200, tomé un avión para irme a Iquitos. Vladimiro consiguió el teléfono de mi hija, que tenía 13 años en esa época. La llamó para decirle que el avión tenía una bomba. Eso nunca se lo perdonaré. Muchos de mis asesores me decían: “Ahora que eres presidente, ve a buscarlo”. Pero no iba a gastar mi tiempo en eso, porque tenía el reto de no fracasar. Hice crecer la economía en 7% y le entregué el gobierno a García en 2006 y le dije: “Presidente, provecho. Le dejo la mesa servida, no la malogre como lo hizo en su primer gobierno”.

¿Alan García la malogró?
No, porque los precios de los minerales seguían altos. En 2008 la economía cayó, pero fue por un factor externo. No guardo rencores. Ahora estoy pensando en políticas de Estado, más que en cómo construir un muñeco para ensuciar a mis rivales, para decir que todos somos iguales. ¡No sean igualados!

¿Y cómo le gustaría que lo recuerden cuando ya no esté aquí?
Cuando me muera, pongan en mi lápida: “Acá descansa el fanático de la educación” y se acabó la vaina.

A lo largo de estos últimos 5 años fue muy criticado por apoyar a Ollanta Humala.
Primero quiero recordar que quienes apoyaron a Keiko Fujimori fueron PPK y Alan García. Yo no soy un político profesional, García es un político profesional, que con la tecnología se vuelve más obsoleto. En esa época conversé del tema con Mario Vargas Llosa, porque ambos coincidimos en nuestra convicción democrática. Pero antes de apoyar a Ollanta Humala en las elecciones de 2011 le pregunté: “¿Qué es eso de la Gran Transformación? Discúlpame, no te entiendo. ¿Qué quieres decir?”.

Dice que usted y Mario Vargas Llosa ayudarán a centrar el plan de Humala.
Fue ahí cuando sacó la Hoja de Ruta. Los pobres no quieren que les regales pescado, es un insulto a su dignidad. Ellos quieren tener el derecho a no ser más pobres. Claro, hay políticos a los que no les interesa tener gente educada, porque si la gente fuera educada no votaría por ellos.

PPK y usted terminaron con alta popularidad su gobierno. Parecían ser la dupla ideal: el gringo y el cholo. ¿No fue un error no mantenerse juntos con todo el capital político que eso representaba?
Mi ambición es transformar el rostro social del país. Mi ambición no es ser presidente o un lobista. Dejé Harvard, formé un partido, convoqué a las mejores mentes. He tenido muchas desilusiones, pero nunca encontrará una frase peyorativa contra mis colaboradores.

PPK, Carlos Bruce, Juan Sheput, Julio Mora. ¿Qué ha pasado en su entorno para que sus colaboradores cercanos lo hayan abandonado?
Perú Posible es un semillero. Tenemos 420 jóvenes entre 18 y 35 años que se están preparando en Europa, China, Rusia, Estados Unidos, Brasil. Hay ingenieros de sistemas, médicos, hombres y mujeres, que volverán para ser nuestros líderes. A mis ex colaboradores solo les digo buen viaje y buena suerte.

¿Qué opinas?