Congreso
Toda propuesta de cambio de Constitución debe pasar por el Congreso, sostienen los especialistas. | Fuente: Andina

Diversas propuestas para cambiar la Constitución se han vuelto a mencionar en los últimos días. Aníbal Torres, abogado de Perú Libre, ratificó que el 28 de julio Pedro Castillo pedirá al Congreso iniciar el cambio de la Carta Magna, mientras que otras opciones incluyen la realización de un referéndum para convocar a una Asamblea Constituyente.

La Asamblea Constituyente, si bien se trata de un mecanismo democrático que requiere un contexto especial de unión de todas las fuerzas políticas, no está prevista en la Constitución Política peruana actual.

Si se quisiera llevar a cabo un referéndum para realizar una Asamblea Constituyente, se deberían realizar modificaciones previas a la Constitución. "Cualquier pedido de convocatoria no habilita al Congreso a que convoque a una constituyente, y el Congreso no está habilitado a convocar a una Asamblea Constituyente. La única manera sería si es que se reforma el artículo 206 [de la Constitución Política del Perú] y que se coloque ahí que un mecanismo para cambiar la Constitución es la convocatoria a una Asamblea Constituyente", advierte el constitucionalista Omar Cairo.

Expertos consultados coinciden en que el cambio de Constitución debe ser aprobado de todas maneras por el Congreso de acuerdo a la propia Constitución. Tomar otro camino sería "inconstitucional", aseguran.

La convocatoria a referéndum para decidir si se debe cambiar la Constitución o no tiene un peligro, considera el abogado constitucionalista Joseph Campos: "Si nosotros permitiéramos que por interpretación un referéndum desaprobara una Constitución y promoviera una Asamblea Constituyente, podría existir la posibilidad de que esto ocurra cada cinco años y esto se convierta ya no en una democracia constitucional, sino en una democracia plebiscitaria. Y eso es, prácticamente, un método utilizado por los gobiernos autoritarios".

De la campaña electoral a la discusión constitucional

Un factor que no se puede dejar de considerar es que la propuesta de cambio de Constitución ha nacido o se ha reforzado durante la campaña electoral. Lo ideal, indican los expertos, es que su discusión debería mantenerse en el ámbito constitucional.

Promover modificaciones o una Asamblea Constituyente como parte de propuestas de campaña va en contra de la esencia misma de una Carta Magna. "Las constituciones no responden a un esquema programático ni a un plan de gobierno específico ni a un sesgo ideológico. Entonces poner en un plan de gobierno la reforma de la Constitución eventualmente ya podría implicar un esquema programático que no responde a la existencia y a la esencia misma de un texto constitucional", comenta la constitucionalista Milagros Campos.

La Constitución es un acuerdo interno bajo el que descansan todos los peruanos. Las propuestas para modificarla o cambiarla, sin duda, deben mantenerse en los caminos democráticos.