Allan Wagner pide a políticos chilenos revisar el Tratado de 1929

El embajador peruano aclaró que los límites terrestres con Chile están perfectamente definidos.
Canciller Allan Wagner | Fuente: Andina

El embajador peruano Allan Wagner sostuvo hoy que los límites terrestres con Chile están perfectamente definidos, y pidió a los políticos del país sureño revisar los documentos que así lo demuestran como el Tratado de 1929 y las actas de la comisión demarcadora de 1930.

Según explicó, ambos textos señalan de manera clara que la frontera terrestre entre Perú y Chile se inicia en el llamado Punto Concordia, y que incluso ambas naciones acordaron que el primer hito del límite bilateral fuera colocado tierra adentro, para evitar que el mar lo arrastre.

“Eso está absolutamente claro y los derechos del Perú son inalienables y soberanos. Es lamentable que Chile haya adoptado otra posición en relación con un tema que está perfectamente claro en el Tratado de 1929 y en las actas de la comisión demarcadora”, aseveró.

Wagner agregó, en ese sentido, que para el Perú no existe confusión ni controversia en esa materia, por lo que en este caso no corresponde recurrir al arbitraje del presidente de Estados Unidos, sino más bien manejar el tema por los canales diplomáticos competentes.

“Si se leen con un espíritu de buena fe y claridad jurídica los instrumentos (Tratado de 1929 y las actas de la comisión demarcadora) se percibe claramente cuál es la realidad y cómo los derechos del Perú están perfectamente establecidos”, manifestó.

En ese sentido, el también exministro de Estado comentó que el Perú actuó en pleno ejercicio de su soberanía al haber aprobado, mediante el Congreso de la República, la creación del distrito La Yarada-Los Palos, en la región peruana de Tacna.

Añadió que si en Chile se tiene algún tipo de preocupación en torno al tema se debe recurrir a los textos antes descritos, a fin de constatar que el espacio de terreno al que algunos denominan “triángulo" terrestre claramente corresponde al Perú.

“Estamos tranquilos porque sabemos que nuestros derechos se encuentran perfectamente consagrados y salvaguardados por los instrumentos internacionales que nos vinculan”, apuntó el embajador Allan Wagner.