Acuerdo de Escazú
El Estado peruano suscribió el referido acuerdo en la ciudad de Escazú, en Costa Rica, mediante el cual asume el compromiso de cumplir con sus obligaciones internacionales de proteger el medio ambiente y a sus defensores. | Fuente: Andina

El canciller Mario López Chávarri, destacó este lunes que los objetivos del Acuerdo de Escazú no dejarán de cumplirse en el país, a pesar que la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso de la República archivó este acuerdo regional.

En el programa Ampliación de Noticias, el ministro señaló que el Ejecutivo estaba conforme con el "Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe", ya que no generaba nuevas obligaciones en el tema ambiental y solo reforzaba compromisos en el plano internacional.

"Un mensaje a los jóvenes, quienes han estado detrás de la aprobación de este Acuerdo de Escazú, que la normativa peruana cubre justamente aquellos pilares centrales y objetivos del Acuerdo de Escazú", resaltó.

Mario López recordó que ya existe una ley de transparencia y de acceso a la información pública, además de una normativa de información pública ambiental.

"Tenemos el sistema nacional de información ambiental y hablando de justicia en asuntos ambientales tenemos a la OEFA, y tenemos a las fiscalías especializadas en tema ambiental", destacó.

El 2018, el Estado peruano suscribió el referido acuerdo en la ciudad de Escazú, en Costa Rica, mediante el cual asume el compromiso de cumplir con sus obligaciones internacionales de proteger el medio ambiente y a sus defensores.

Tras ello, le competía al Congreso su ratificación en cumplimiento del artículo 56 de la Constitución Política. Sin embargo, la Comisión de Relaciones Exteriores aprobó el 20 de octubre un dictamen que recomienda la no aprobación y el archivo del Acuerdo de Escazú.

NUESTROS PODCASTS

'Espacio vital': En este programa, El Dr. Elmer Huerta nos da recomendaciones para evitar afectarnos por la fatiga pandémica, que es una sensación de apatía, desmotivación y agotamiento mental que sufre una persona. Este tipo de fatiga afecta la salud emocional de millones de personas en el mundo, no solamente a quienes se contagiaron de coronavirus.