Deserción de personal se registró en regiones que presentan más casos de infectados con el virus. | Fuente: EsSalud

Unos 9 168 trabajadores del Seguro Social de Salud (EsSalud), de los cuales más de 7 mil son profesionales y técnicos de la salud, se acogieron al aislamiento voluntario domiciliario tras decretarse la emergencia sanitaria por la pandemia del COVID-19.

Médicos, enfermeros, tecnólogos médicos, técnicos de enfermería, entre otros especialistas, se acogieron al retiro domiciliario por tener más de 60 años o presentar enfermedades preexistentes o de riesgo que hacen más vulnerable al nuevo coronavirus, informó Jorge Perlacios, gerente central de Gestión de las Personas de EsSalud.

Precisó que la mayor deserción del personal sanitario se registró en los establecimientos de salud de las redes Lambayeque y Piura, ambas con un 26% de bajas laborales; seguida de la Red Prestacional Sabogal (Callao) que presenta la ausencia de un 24% del total de servidores.

En la Red Asistencial Ucayali, el 21% de los trabajadores se acogió a la suspensión temporal de labores, mientras que en Loreto la baja laboral alcanza el 20%. En las redes Rebagliati y Almenara, la deserción del personal registra un 18% y 11%, respectivamente.

"Muchos trabajadores se han retirado a sus casas por ser adultos mayores o tener algún factor de riesgo, situación que ha mermado la atención en estas regiones que son las que registran la mayor cantidad de infectados en todo el país", observó.

El funcionario indicó que, para cubrir este déficit de personal, EsSalud contrató, a la fecha, a 3084 especialistas para reforzar la atención de salud a los pacientes asegurados y no asegurados diagnosticados con la enfermedad a nivel nacional.

Entre el personal que se incorporó a la primera línea de batalla contra la COVID-19, figuran médicos, enfermeras, tecnólogos médicos, químicos farmacéuticos, técnicos de enfermería y otros especialistas de la salud.