Martín Vizcarra: Odebrecht quiso negociar "por la puerta falsa" y recibió "un portazo en la cara"

En 'Nada está dicho' de RPP, el jefe de Estado dijo que el exprocurador Jorge Ramírez reportó el planteamiento de Odebrecht a través de canales que no correspondían y descartó tener alguna injerencia en su separación del cargo.    

El presidente Martín Vizcarra estuvó en el programa 'Nada está dicho' de RPP. | Fuente: RPP

El presidente Martín Vizcarra afirmó este martes que Odebrecht buscó negociar la ampliación del plazo para una eventual demanda contra el Estado peruano por "la puerta falsa" a través de reuniones con funcionarios, pero recibió "un portazo en la cara" de parte del Ejecutivo. 

En el programa Nada está dicho de RPP, el jefe de Estado reiteró que el gobierno peruano no va dar ninguna prórroga a la constructoria brasileña, porque no negocia con empresas inmersas en corrupción.

Vizcarra se refirió a las conversaciones realizadas entre diciembre y enero últimos, entre ministros de Estado y quien era el procurador ad hoc para el caso Lava Jato, Jorge Ramírez, sobre la intención de Odebrecht de demandar al Perú ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) por el caso Gasoducto Sur Peruano. 

Afirmó que Ramírez llevó la propuesta de Odebrecht por un "camino que no corresponde" y que debió hacerlo a través de la comisión de controversias del Estado

"El procurador Ramírez pide una reunión con la ministra de Economía (Maria Antonieta Alva), va con un proyecto de convenio de un acuerdo para firmar entre el Estado y esta empresa y cuál fue la respuesta de la ministra... de indignacion", dijo. 

Vizcarra indicó que tanto Juan Carlos Liu y Ana Teresa Revilla renunciaron a las carteras de Energía y Minas (MEM) y Justicia, respectivamente, porque se sintieron comprometidos con este trato con Odberecht, que incluyó una reunión con representantes de la constructora en la sede del MEM.  

El presidente rechazó haber tenido alguna participación en la separación de Ramírez de su cargo de procurador adhoc para el caso Lava Jato, pues esa decisión depende de la Procuraduría General del Estado, un organismo independiente del Ejecutivo. 

"El procurador Ramírez no es despedido por el Ejecutivo, hay un ente autonomo el que determina la situacion de los procuradores [...] y son ellos los que le quitan la confianza", afirmó.

¿Qué opinas?