Salvador del Solar y Martín Vizcarra | Fuente: AFP

Tres días después de conocerse la renuncia de César Villanueva, prestó juramento el flamante Primer Ministro y junto a él ocho nuevos ministros. Salvador del Solar aporta su experiencia de un año como ministro de Cultura, su formación como abogado, sus maestrías en Relaciones Internacionales y Gestión intercultural de conflictos y su desempeño como actor y director de cine.

No es la primera vez que un actor asume una responsabilidad política, como recuerda el caso de Ronald Reagan, el presidente de Estados Unidos que favoreció el fin de la Guerra Fría. Se atribuye también a Franklin Roosevelt haber dicho alguna vez al célebre Orson Welles: “En Estados Unidos hay actualmente dos grandes actores. Usted es el otro”.

El ejercicio de una función política eminente requiere una capacidad particular para encarnar el poder y comunicar con los ciudadanos. Pero más aún requiere una visión integral del país y convicciones firmes para orientar la acción del Estado en medio de intereses contradictorios y viejas tentaciones. Como ministro, Del Solar dio pruebas de capacidad de gestión, de objetivos claros y de utilización del diálogo para buscar soluciones.

Retos del gabinete paritario

Sus responsabilidades serán ahora mucho mayores porque su tarea consiste en coordinar los 18 ministerios y actuar como portavoz del conjunto del Gabinete. Su éxito dependerá de establecer una relación adecuada con el Jefe de Estado, que no ha logrado hasta ahora impulsar la producción, reducir la delincuencia y mejorar la calidad de los servicios públicos.

El gabinete del Solar ha cumplido la voluntad paritaria anunciada por el presidente Vizcarra, puesto que está integrado por nueve mujeres y nueve varones. Según algunas opiniones, su conformación es la prueba de que se puede combinar la promoción de la mujer y la meritocracia.

Otra característica es la de contar con tres congresistas de tres bancadas diferentes: Gloria Montenegro de Alianza para el Progreso, Carlos Bruce de PPK y Vicente Zevallos de la Bancada Liberal. Entre los nuevos ministros destaca el caso de Paola Bustamante, quien ya fue titular del MIDIS bajo Ollanta Humala. Una ministra cambia de cartera, Fabiola Muñoz, quien deja Medio Ambiente para asumir el ministerio de Agricultura.

Operativo en Gamarra

Mientras se reorganizaba la cúpula del poder, 1,500 policías se desplegaban en el emporio comercial de Gamarra para clausurarlo durante tres días y poner orden. El dispositivo liderado por el alcalde de La Victoria parece un ejemplo de coordinación con diferentes entidades públicas. Funcionarios de la SUNAT, de SUNAFIL, de INDECI y de la empresa Luz del Sur proceden a revisar con detalle la situación de las empresas y los locales para restablecer el imperio de la ley.

El objetivo general es terminar con el cobro de cupos, el contrabando y la informalidad. El alcalde George Forsyth está mostrando con hechos que cuando existe la voluntad política, se puede romper la inercia de la impunidad, la corrupción y el miedo. Recordemos que Gamarra factura un total de 2,000 millones de dólares anuales y que el valor del metro cuadrado en las veinte manzanas del emporio es el más alto de Lima.

Racismo en La Punta

  Aunque hay evoluciones en los casos judiciales de Jaime Yoshiyama, Alan García y Yonhy Lescano, vale la pena destacar la rápida reacción de la Fiscalía que ha abierto investigación a un grupo de jóvenes que resistieron e insultaron a policías en el distrito chalaco de La Punta.

Es inaceptable que se maltrate a las Fuerzas del Orden, y peor aún con argumentos que ponen en evidencia la persistencia de la arrogancia racista. ¡Pensar que una de las jóvenes invocaba su calidad de abogada para negarse con violencia a someterse a un test etílico!

Las cosas como son

¿Qué opinas?