Keiko Fujimori
Keiko Fujimori | Fuente: Andina

El Poder Judicial rechazó en segunda instancia un pedido de la defensa legal de Keiko Fujimori para que el testimonio del excongresista Rolando Reátegui sea anulado en la investigación contra la lideresa de Fuerza Popular por el caso Odebrecht.

Según la resolución a la que tuvo acceso RPP Noticias, la Sala de Apelaciones, que preside el juez César Sahuanay, declaró inadmisible este recurso que había sido presentado por la abogada Giuliana Loza, quien argumentaba que el testimonio de Reátegui había sido obtenido de forma irregular y que era ilegal.

Sin embargo, la Segunda Sala Penal de Apelaciones Nacional Permanente Especializada en Crimen Organizado consideró que el pedido realizado por la defensa de Keiko Fujimori no estaba bien planteado y presenta "defectos estructurales de ilogicidad".

Como se recuerda el testimonio de Rolando Reátegui, testigo protegido de la Fiscalía y luego renunciante a la reserva de su identidad, es uno de los elementos claves en la investigación que dirige el fiscal José Domingo Pérez contra la lideresa de Fuerza Popular con respecto al denominado 'pitufeo' en los aportes a la campaña electoral fujimorista.

Además, este recurso ya había sido rechazado en primera instancia, vía tutela de derechos, y ahora sólo se ratifica en segunda instancia de inadmisible el pedido de Keiko Fujimori, quien es investigada por lavado de activos agravado por organización criminal y obstrucción de la justicia.

La lideresa de Fuerza Popular venía cumpliendo una prisión preventiva de 15 meses, dictada el 28 de enero de este año, en el marco de la investigación que se le sigue por los aportes de campaña recibidos por la empresa brasileña Odebrecht.

El 30 de abril pasado, la Sala Penal de Apelaciones Nacional Permanente Especializada en Crimen Organizado declaró procedente la apelación presentada por su defensa legal a la orden de prisión preventiva.

NUESTROS PODCASTS

'Espacio vital': En este programa, El Dr. Elmer Huerta nos da recomendaciones para evitar afectarnos por la fatiga pandémica, que es una sensación de apatía, desmotivación y agotamiento mental que sufre una persona. Este tipo de fatiga afecta la salud emocional de millones de personas en el mundo, no solamente a quienes se contagiaron de coronavirus.