Marianella Ledesma: “No considero que Sardón debiera haberse inhibido” del caso Keiko Fujimori

La presidenta del Tribunal Constitucional contó detalles de su elección: pensó que era una broma y hasta se quebró. Sobre José Luis Sardón, dijo que, si bien considera que no debió inhibirse del caso Keiko Fujimori, sí debió informar sobre su relación con la asociación Reflexión Democrática. 

La presidenta del TC se pronunció sobre los cuestionamientos a su colega José Luis Sardón. | Fuente: Andina /TC

La presidenta del Tribunal Constitucional, Marianella Ledesma, contó detalles de su elección: pensó que era una broma y hasta se quebró. En entrevistas con El Comercio y La República, publicadas este domingo, la magistrada adelantó que ya hay ponente que verá el caso de matrimonio entre personas de mismo sexto en el proceso de amparo presentado por el ciudadano Óscar Ugarteche. También declaró que no es feminista.

La magistrada fue consultada por la situación del tribuno José Luis Sardón, a quienes han criticado por no haberse inhibido en el caso Keiko Fujimori, al revelarse que su cuñado figura como presunto aportante falso y por su relación con la asociación Reflexión Democrática.

“No considero que debiera haberse inhibido, pero pudo informarnos sobre su relación con ese instituto”, señaló Ledesma.

‘Pensé que era una broma’

Días previos a la votación para elegir al nuevo presidente del Tribunal Constitucional, se conocía que los candidatos propuestos eran Eloy Espinosa-Saldaña y Augusto Ferrero. La flamante presidenta del TC contó detalles de lo ocurrido ese día.

“Eloy fue propuesto por el magistrado Carlos Ramos y el magistrado Ferrero fue propuesto por el magistrado Blume. El magistrado Blume dijo: ‘A ver, magistrado Eloy, ¿acepta la propuesta?’. Eloy dijo: ‘Sí, tengo todos los méritos, quiero ser candidato’. Y Blume le pregunta al magistrado Ferrero: ‘¿Usted acepta ser candidato?’. Y Ferrero dijo: ‘La verdad, no quiero ser candidato’. Yo creí que estaba haciendo una broma porque es bastante bromista”, contó.

“Dijo: ‘Yo propongo que Marianella sea la candidata porque es necesario que el tribunal cambie de rostro, porque tenemos que ser un tribunal de avanzada, ni la Corte Suprema ha tenido una presidenta mujer, nosotros vamos a superarla; porque ella es sanmarquina como yo y los dos tenemos un sentimiento social’”, añadió.

La magistrada ha declarado que estas palabras de Ferrero hicieron que se quiebre y que aceptara su propuesta porque “yo tengo el deber moral siendo la única mujer”. Hasta antes de ese momento, Ledesma le había ofrecido su voto a Espinosa-Saldaña.

“Y, la verdad, me emocionó, porque es un gesto, una deferencia de esa magnitud hacia mi persona, que no esperaba que venga del grupo conservador del tribunal. (Si) tal vez los otros colegas magistrados hubieran tenido esa vocación, (pero) ni siquiera ellos lo hicieron. Por eso es un gesto que valoro, saludo y agradezco”, indicó.

Ledesma negó que ella haya podido acordar esa postulación previamente con Ferrero. “No estaba en mis planes ni expectativas asumir la presidencia. Fue de improviso, me sorprendí y lo tomé como un gesto que valoro, por los argumentos de Ferrero”, señaló.

La magistrada fue consultada sobre su relación actual con el magistrado Espinosa-Saldaña y dijo que “espero que sepa asumir que este fue un tema de coyuntura, que nadie se esperaba. Yo se lo he dicho: a mí me ofrecieron la presidencia en ese momento invocando un elemento central: el rol de la mujer”.

En otro momento, la magistrada dijo que tiene una muy buena relación con los magistrados Ferrero y José Luis Sardón, pese a que pueden ser contrarios a su posición ideológica. “Siempre nos hemos abrazado por más que pensemos diferente. Y, más bien, esa situación de pensar diferente y ser coherente es lo que ha generado el respeto de este grupo”, indicó.

Consultada si se ha acercado al “grupo conservador” a quien les debe su elección como presidenta del TC, Ledesma negó ello y afirmó que es libre e independiente en su votación. “En nada van a cambiar mis criterios en el análisis de los casos el hecho de haber recibido la votación de un grupo conservador, entre comillas. Lo único que ellos han hecho es apuntalar una candidatura. Yo he estado cinco años votando conforme me parece debe ser la causa”, dijo.

Reformas

Ledesma afirmó que hay consenso entre varios magistrados en que el plazo para ejercer el cargo de tribuno es muy corto y que creen que debería ser nueve años.

El TC seguirá resolviendo casos emblemáticos este año. La presidenta adelantó que el magistrado Carlos Ramos es el ponente del caso Ugarteche, que tiene que ver con el reconocimiento del matrimonio entre personas del mismo sexo.

Consultada sobre si se considera feminista, la magistrada Ledesma negó ello. “No soy feminista. Soy partidaria de un trato igualitario de hombres y mujeres. Ambos son seres humanos que merecen un trato digno”, manifestó.


¿Qué opinas?