La exalcaldesa de Lima Susana Villarán durante su audiencia de prisión preventiva. | Fuente: Andina

Susana Villarán está recluida en el penal Anexo de Mujeres de Chorrillos donde cumple sus 18 meses de prisión preventiva. El Poder Judicial dictó esta medida al considerar que existía un potencial riesgo de que obstruya el proceso.

El fiscal Carlos Puma le atribuye a Villarán los delitos de lavado de activos, cohecho, negociación incompatible, tráfico de influencias, asociación ilícita para delinquir y colusión por presuntamente liderar una organización criminal destinada a recolectar dinero ilícito.

La exalcaldesa es investigada por haber financiado la campaña contra su revocatoria con dinero de las constructoras brasileñas Odebrecht y OAS, que tenían contratos suscritos o por firmar con la Municipalidad de Lima.

La fiscal Angela Zuloaga dijo durante la audiencia que el exdirectivo de Odebrecht en Perú Jorge Barata testificó que aportó tres millones de dólares a Villarán. Según la fiscal, el dinero de Odebrecht y OAS "no fue a título gratuito, sino fue en razón de dos obras".

Durante la audiencia, Susana Villarán había solicitado al juez seguir el proceso en libertad. Indicó que esperará al juicio para defenderse de las acusaciones y reiteró que en ningún momento se ha beneficiado personalmente del dinero recibido. “Jamás eludiré a la justicia, porque creo en ella, y porque soy una de los miles que luchamos por tener una justicia imparcial”, dijo.

La confesión

La exalcaldesa aseguró que desde hace tiempo estaba lista para ir a prisión. El sábado admitió que financió su campaña con fondos de empresas que tenían contratos con la Municipalidad de Lima.

Susana Villarán, primera mujer en ser elegida alcaldesa de Lima de manera democrática, pidió perdón por no haber confesado antes, pero dijo que no se arrepiente de haber tomada esa decisión por la grave situación que afrontaba la capital peruana en ese momento. Aseguró que lo volvería a hacer "por el bienestar de la ciudad de Lima".

Las consecuencias de la ola Lava Jato

El escándalo de Lava Jata ha causado estragos entre la clase dirigente peruana. La exalcaldesa de Lima se suma a esta lista con su reciente orden de prisión preventiva. Su exgerente municipal, José Miguel Castro, otro de los principales implicados en esta trama, también recibió prisión preventiva por 18 meses.

La ola Lava Jato golpeó así la clase política: el expresidente Alan García se suicidó el 17 de abril, cuando iba a ser detenido en el marco de esta investigación.

El Ministerio Público presentó la acusación formal ante la justicia contra el expresidente Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia por esta misma investigación, y próximamente deberían ir a juicio. Ambos estuvieron nueve meses en prisión preventiva.

En tanto, el expresidente Pedro Pablo Kuczynski permanece bajo arresto domiciliario, mientras que el exmandatario Alejandro Toledo está en Estados Unidos, donde enfrenta un pedido de extradición.

¿Qué opinas?