Tras posponerse su aterrizaje en varias oportunidades, el transbordador espacial Atlantis llegó a la base de la Fuerza Aérea Edwards, en California, tras concluir con éxito la misión de mejorar la capacidad del telescopio espacial Hubble.

El aterrizaje se llevó a cabo sin contratiempos en medio de unas condiciones climatológicas óptimas.

El control de la misión dio la bienvenida por radio a sus siete tripulantes y les felicitó por completar "una misión excelente que contribuirá a la expansión de nuestro conocimiento".

Los astronautas que viajaron al espacio el pasado 11 de mayo colocaron en Hubble una nueva cámara más potente y espectrógrafo de los orígenes cósmicos con el que observará la luz emitida por quásares extremadamente alejados de la Tierra, para ver cómo cambia a medida que atraviesa los gases entre galaxias distantes.

El Hubble fue puesto en órbita por el Discovery hace 19 años y gracias a los trabajos de reparación, que han tenido un costo de 220 millones de dólares, podrá seguir operando al menos otros cinco años.

En sus casi dos décadas y más de 97.000 órbitas a la Tierra, el Hubble ha proporcionado algunas de las imágenes más asombrosas del Universo, y ha permitido que más de 4.000 astrónomos dirigieran observaciones sobre las cuales se ha calculado la edad del Universo en unos 37.700 millones de años.

EFE