El Perú se ha convertido en un buen lugar de acción para los delincuentes informáticos, que a través de e-mails de remitentes desconocidos, logran que incautos cibernautas -movidos por atractiva información- hagan clic en el archivo adjunto sin medir las consecuencias.

Esta forma de estafa se puede presentar a través de mensajes que llegan al correo electrónico, unos que invitan a ver fotos o videos íntimos de modelos y conocidas artistas. También se presentan como falsos e-mails de entidades bancarias o juegos de lotería provenientes del extranjero, entre otros.

Esté alerta porque los ciberdelincuentes utilizan estas modalidades para instalar “malwares” (códigos malignos) en su computadora y apropiarse de sus cuentas bancarias, las claves de sus tarjetas, información financiera y personal relevante.

Según el especialista Jorge Mieres, analista de malware de Kaspersky Lab, este tipo de delito informático se ha incrementado considerablemente en los últimos dos años en el Perú, ante el crecimiento económico que experimenta nuestro país.

“Del total de agresiones vía web de este tipo que se producen en Latinoamérica, el 37% tiene como destino Perú, lo que lo hace ocupar el tercer lugar en este ranking. En lo que se refiere a los códigos maliciosos desarrollados para dispositivos móviles (smartphones y tabletas), su país lidera la región con el 58%”, explicó el experto en entrevista a Perú21.

Según Mieres, las víctimas preferidas son los clientes de los servicios bancarios que se realizan a través de Internet. Vacían las cuentas o roban la información y luego la venden el mercado clandestino a través de extensas bases de datos.

La ausencia de una legislación que sancione drásticamente este tipo de fraudes, hace que impere la impunidad de estos criminales informáticos. Además, las autoridades policiales carecen de equipamiento y personal especializado.

“Requieren de más personal capacitado y eficiente a la dinámica cambiante que presentan estas acciones fraudulentas. Además, debe haber una continua colaboración entre policías y sector privado”, declaró al diario.

El analista comentó que un agravante es que estas mafias no necesitan tener presencia en nuestro país para operar. Se han detectado actividades maliciosas procedentes de Europa.

Sin embargo, Mieres refiere que desde el 2009 los criminales latinoamericanos han copiado estos modelos y los aplican, con bastante éxito.

“Los ataques son, cada vez, más complejos. Básicamente porque las mafias obtienen mucho dinero a través de estas maniobras delictivas. Solo el año pasado se registraron pérdidas económicas de 93 millones de dólares en América Latina por este concepto”, señaló.

Recomendaciones

No abra ningún mensaje de dudosa procedencia. Elimínelo inmediatamente.

También puede comprar un antivirus para bloquear los riesgos. El software debe ser original y es conveniente actualizar los programas almacenados en su ordenador, laptop, smartphone o tableta.

Cualquier denuncia sobre un ataque de este tipo la puede hacer en la División de Investigación de Delitos de Alta Tecnología de la Policía Nacional (Divindat). Informes en www.policiainformatica.gob.pe/