Elon Musk
Musk ha sido considerado como uno de los mayores visiones de este siglo. | Fuente: Composición

El sudafricano Elon Musk se ha convertido esta semana en el hombre más rico del mundo gracias a la gran alza de acciones de su compañía de autos autónomos Tesla, consiguiendo un total de 184 mil millones de dólares en patrimonio. Sin embargo, su acción en el terreno de la ciencia y tecnología va más allá de la industria automotriz.

Su empresa más conocida es Tesla, su división de autos eléctricos. Pero, además del cambio de sustento energético a la electricidad (uno de los más conocidos proyectos futuristas), estos vehículos también implementan en la autonomía, buscando que puedan circular libremente sin un chofer que lo conduzca (pero que sí lo supervise en el camino).

Testa también se apoya en SolarCity, una empresa que desarrolla y vende paneles solares para casas, en un plan marcado de autosostenibilidad ecoamigable.

La primera colonia en Marte y el internet satelital para todo el mundo

Aunque los réditos están principalmente anexados a dicha área, existe otra en la que ha generado aún mayores logros. A través de SpaceX, Musk ha permitido el primer viaje de astronautas de la NASA a través de una empresa privada en décadas, además de permitir a EE. UU. volver a lanzarlos desde su propio territorio.

Para la agencia espacial, es mucho más conveniente pagar un asiento en las naves de SpaceX ya que ahorra dinero y tiempo en logística que lanzarlos por su propia cuenta.

Pero SpaceX tiene dos campos más.

El primero, y el más ambicioso, es el de llegar a Marte con vuelos que buscan colonizar el planeta vecino. Para Musk, construir ciudades allí es de alta prioridad e investiga cómo realizar este salto de manera segura. Eso sí, afirma que muchas personas morirán en esta travesía.

Para lograrlo, está desarrollando la cápsula Starship, la cual será expulsada por el cohete Super Heavy para iniciar su viaje con personas y carga hacia Marte. Starship está siendo probada con prototipos y Super Heavy pronto iniciará el mismo proceso, aunque con una adición: SpaceX quiere retener en la plataforma de lanzamiento antes de que aterrice para poder reutilizarlo hasta cada hora del día.

Asimismo, otro proyecto subyacente es Starlink, el de internet satelital. A través de una constelación de satélites de órbita baja, la empresa quiere llevar conectividad a todo el mundo en cualquier geografía. Los costos aún son un poco caros, pero se irá abaratando a medida que se vaya expandiendo su cobertura en el planeta.

Un chip en nuestras cabezas y la esperanza de sanación a cuadripléjicos

Una de las promesas más espectaculares de Musk es la de Neuralink, un chip que desea implantar en las cabezas de los humanos.

El objetivo de este proyecto es que Neuralink permita emular la actividad cerebral en ordenadores a través de un chip que es implementado por una máquina robotizada automática. En una hora de operación, este equipo introduce un chip del tamaño de una moneda con filamentos metálicos en la corteza craneal superior.

Link V0.9, como se llama al chip, permitirá la monitorización de nuestras actividades de forma inalámbrica y tendrá una serie de beneficios únicos al usuario.

El primero, y el más pegado a la ciencia, es que las personas con problemas de salud como sordera, ceguera, parálisis y más, podrán corregir dichas enfermedades ubicándolas directamente en el cerebro. Para el caso de enfermedades locomotoras, se espera unir otro chip en la médula espinal.

Por otra parte, con este chip podrías escuchar música sin audífonos o podrías escribir mensajes en computadoras y celulares con el pensamiento. Pero también hay promesas un poco más extremas como las de poder digitalizar nuestros recuerdos y memorias como si de información de un disco duro de PC se tratara.

La inteligencia artificial superando al humano

OpenAI es una iniciativa del aprendizaje profundo y redes neuronales que aprende sobre la marcha. Sus proyectos van desde la creación de imágenes que no existen a partir de documentos con palabras o hasta el reconocimiento de ellas y su respectiva descripción y categorización. Asimismo, también puede competir contra jugadores profesionales de videojuegos como Dota 2 y derrotarlos a base de estrategia.

Túneles subterráneos a gran velocidad

Por si todo lo escrito fuera poco, Musk también busca conectar puntos de distintas macrociudades por el subsuelo. The Boring Company está construyendo túneles por debajo de ciudades como Las Vegas para ganarle al tráfico. En dichas autopistas, un auto Tesla está esperándolos para transportarlos de un punto a otro a gran velocidad, sin detenimientos y sin la necesidad de un chofer.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.