Ante la interrogante de cómo reaccionarán los virus existentes ante el que está próximo a llegar, los investigadores de la Universidad de Maryland, experimentaron con hurones, animales que pueden infectarse por ambos microorganismos.

 

Según los estudios realizados, el H1N1 es más adaptable. Su proliferación es mayor y es la enfermedad predominante.

 

Según los autores del trabajo, la mayoría de las gripes futuras serán causadas por este virus y no por los otros que ya se habían identificado.

 

De acuerdo a las investigaciones, de las dos vacunas que saldrán, una de ellas será más útil: la que está orientada a la nueva gripe.

 

Además, ésta será tan leve, que la mayoría de personas podrá superarla después de pasado tres o cuatro días.

 

Sin embargo, aún existe una preocupación sobre este virus por su naturaleza atípica. Lo usual es que los genes de la gripe se recombinen, pero eso no ha sucedido. No se sabe la razón, pero puede apreciarse viendo la dificultad para relacionarse el H1N1 California con el de la familia Brisbane.

 

Además, la Organización Mundial de la Salud agrega que el cambio podría suceder en cualquier momento, sin embargo, a pesar de que este virus ha pasado por el más agudo invierno, no sufrió mutaciones.

 

Actualmente en el sureste asiático conviven tres grupos de virus: los Brisbanes de la gripe estacional y el H1N1, ambos muy leves pero altamente contagiosos y el H5N1 de la llamada gripe aviar, que es muy grave, pero con un índice de contagio bastante leve.