Captura de YouTube

Uno de los atractivos de la presentación de Sony en la feria CES, la cita anual más importante del sector de la electrónica de consumo, fue el nuevo televisor OLED 4K.

Sin embargo, la presentación estuvo empañada por un fallo que arrancó sonrisas entre los participantes de la conferencia.

Al parecer, el cable que unía el televisor con la computadora a cargo de la presentación de las imágenes se desconectó, provocando que el sistema se reiniciara.

Así, mientras el mandamás de Sony, Kaz Hirai, hablaba de las bondades del televisor, apareció una pantalla azul y, luego, el ingreso al modo seguro de Windows.

El hecho fue sorteado con una broma por el propio Kaz Hirai. "Este revolucionario televisor incluye esta hermosa... pantalla de interfaz", comentó, ante las risas de los asistentes.