Jeff Bezos, CEO y fundador de Amazon | Fuente: AFP

En 2019, Jeff Bezos se convirtió en el protagonista de varias portadas a nivel global por un escándalo sexual que involucraba imágenes intimas obtenidas desde su smartphone. El CEO de Amazon pasó por un difícil proceso de divorcio, y la exhibición de este material requirió un pago de 200 mil dólares por parte del National Enquire. Las sospechas sobre los responsables del ingreso ilegal al smartphone de Bezos apuntaban a las autoridades de Arabia Saudita, pero una investigación publicada por el Financial Times y The Guardian apuntan a la esfera más alta del poder saudí: el mismo príncipe Mohammed bin Salman.

Este hecho habría ocurrido en mayo de 2018 mediante un mensaje de WhatsApp enviado desde un número previamente usado por el príncipe saudita. Este mensaje incluía un código malicioso que se infiltró en el smartphone de Bezos y extrajo todos los datos. De acuerdo con la investigación, el “altamente probable” que este malware se haya ejecutado mediante un video que contenía este programa de extracción de datos. Este video habría sido enviado desde el teléfono de bin Salam, según The Guardian.

Además de Bezos, el príncipe heredero ha sido involucrado en el monitoreo de diversos empresarios. De acuerdo con Gavin de Becker, encargado de la seguridad de Bezos, “investigadores y varios expertos concluyeron con alto grado de confianza que los sauditas tuvieron acceso al teléfono de Bezos, y obtuvieron información privada. Es claro que MBS - Mohammed bin Salman – considera a The Washington Post un enemigo mayor”, en clara alusión al asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el consulado de Riad en Estambul.

A pesar de la publicación, las autoridades saudíes han manifestado su desacuerdo con el resultado, señalando en redes sociales que la hipótesis es “absurda”:

 
¿Qué opinas?