Caos en una autopista al norte de Beirut. | Fuente: EFE | Fotógrafo: WAEL HAMZEH

Al son del canto del rezo del viernes que se entremezcla con los cláxones de una marea de motocicletas, cientos de libaneses se agarran a su bandera para pedir la "caída del régimen" en lo que han llamado "la revolución del Whatsapp", la última chispa que ha provocado que se levanten contra el Gobierno.

"No hay que esperar más, se ha acabado (...) Cuando hay problemas de electricidad o de agua, eso no toca a todo el mundo, pero el Whatsapp es algo que sí afecta a todo el mundo", afirma a Efe el joven libanés François Nur mientras se dirige a la sede del Gobierno libanés, en el centro de Beirut.

Por segundo día consecutivo centenares de personas se concentran después de que las autoridades anunciaran su intención de aprobar una tasa de 20 centavos de dólar por día a las llamadas de voz por redes sociales como WhatsApp, Facebook o Viber en un intento de aumentar los ingresos de la deteriorada economía del pequeño país mediterráneo.

El cobro por WhatsApp fue la gota que derramó el vaso en Líbano. | Fuente: EFE | Fotógrafo: WAEL HAMZEH

Sin embargo, poco después de que cientos de personas se lanzasen a protestar por las calles de Beirut y otras ciudades del país, el Gobierno anunció que retiraba esta medida.

"Lo del Whatsapp es la chispa, el desencadenante de todo. Odiamos el sistema basado en la corrupción, el sectarismo, en el estado policial. Literalmente piensan que somos estúpidos. Todos los impuestos que nos imponen cuando no recibimos ningún servicio", asegura a Efe Layal, de 23 años y estudiante de Derecho en Beirut.

Layal, con su melena tintada de azul eléctrico, se dirige a la concentración con su amiga esquivando los destrozos causados por las protestas del jueves junto a la simbólica Mezquita Azul, uno de los símbolos de la nación.

En crisis

Destruida por la guerra civil iniciada en 1975 y que duró hasta 1990, el Líbano tiene una deuda de alrededor de 86,000 millones de dólares, lo que representa más del 150 % del PIB, una de las mayores del mundo, y su deuda soberana hace tiempo cayó por debajo del nivel del bono basura.

EFE

Sepa más:
¿Qué opinas?