Am

Llega el director del hospital y se dirige a Carlos Cabrera. Doctor Muerte, tenemos que hablar”, le dice. La conversación tiene que ver con su despido. Llega Viviana y trata de ayudarlo. “¿Tú crees que alguien se quiere atender con el Doctor Muerte?”, le dice. Carlos está destruido y siente que está arruinado y que no podrá encontrar trabajo. Viviana lo lleva a un restaurante y en eso un hombre sufre un atragantamiento y él trata de salvarlo. Viviana filma todo con su celular. Pero entonces el atragantado lo reconoce. “¡Es el Doctor Muerte!”, grita y echa a correr y con él toda la concurrencia del restaurante. “Eres peor que Freddy Kruger”, es el comentario de Viviana.

Socorro le confiesa a Fernanda que no tiene ninguna alergia y que en realidad Peter la dejó plantada y que ella inventó lo de la alergia para evitar que él se sintiera mal. Y le entrega unos chocolates que dice se los envía Manolo que justo llega y entonces se los tiene que agradecer. Y en casa ella insiste en que debe ver con otros ojos a Fernanda pero él se niega.

Fernanda habla con su abuela y se entera que la verdadera intención de Carlos era ayudar y que sus sentimientos por Francesca eran reales. “Soy una vieja tonta, lo arruiné todo”, se queja. Pero Fernanda le dice que tiene una idea.

Viviana llega con Carlos a casa de Raúl decidida a cambiarle la imagen. Y decide llamar al Dr Tv Tomás Borda para convencerlo de hacer un spot en que se vea a Carlos realizando una operación de labio leporino pero el doctor de la Tv se niega. “Creo que tendré que irme de viaje por un buen tiempo”, dice Carlos.

Francesca va en busca de Manolo y le dice que quiere hablar con él. “Yo cometí un error y ahora te pido que limpies su imagen”, le pide. “Yo no puedo hacer eso”, responde Manolo. Y más bien le sugiere que habría que crear otro escándalo para tapar el del Doctor Muerte. Manolo le da muchas vueltas pero al final accede a ayudar a Francesca.

Mientras tanto en la casa de los González, Joel apura a su familia porque quiere ir al “ranch” de Cayetana que ve llegar inesperadamente a sus padres quienes se encuentran con un inmenso buffet en el jardín de su mansión. La señora Marisienka ve a su hija muy feliz y entonces repara en que está enamorada y pregunta de quién se trata. “Sí lo conoces”, es su respuesta. Los González vestidos de vaqueros llegan a la casa de los Bogani. “Felizmente Fernandita me dijo lo que era un ranch”, dice orgulloso al pie del micro con el que han llegado aunque el wachimán de la zona no deja ir más allá al vehículo.

Miguel Ignacio se va a una reunión y le ordena a Lucho que le saque punta a sus lápices y en eso está cuando llega la secretaria Jenny Jane que al verlo allí se le va encima y lo besa. Él trata de zafársela pero ella lo arroja al suelo y en eso entra Fernanda y los sorprende. “¡Qué significa esto!” Los hace sentar frente a ella y decide esperar a que llegue su papá. Miguel Ignacio le pregunta a su hija por los presupuestos que le había encargo hacer a través de Lucifer pero ella no ha hecho nada porque a la asistente se le olvidó el encargo. “No ha presupuestos, fui a ver un terreno que no vale nada y hay dos empleados faltosos. Para que el día no queda tan plano tendré que hacer algo: despedir a uno de ellos”, dice.

Socorro se encuentra con Peter quien le pide disculpas por haberla dejado plantada. “Sé que los Maldini son tu familia pero tendría que ver si tienes tiempo para tu vida”, le dice a Peter. Llega Francesca y le dice a Peter que quiere cambiar la imagen de Carlos. “¿Pero cómo?”, pregunta el mayordomo. “Se enterarán a su debido tiempo”, responde Francesca.

Los González en pleno llegan a casa de Cayetana quien los presenta a sus absortos padres. Cada uno de ellos hace un comentario que deja perplejos a los Bogani.