Cuarentena: ¿Cómo manejar mejor el tiempo de nuestros hijos frente a las pantallas?

Las clases virtuales y las pantallas se han convertido en parte del día a día de niños y adolescentes. Conoce algunas recomendaciones para lograr un equilibrio entre la socialización y los límites de la conexión en línea.

Las clases virtuales y las pantallas se han convertido en parte del día a día de niños y adolescentes. Conoce algunas recomendaciones para lograr un equilibrio entre la socialización y los límites de la conexión en línea. | Fuente: EFE

En esta temporada de aislamiento social, empiezan a surgir diversas preocupaciones de los padres de familia por la permanencia de sus hijos frente a las distintas plataformas virtuales. Sin embargo, en estos tiempos, las pantallas se han convertido en parte importante del día a día ya sea por las clases virtuales o por la conexión social mediante reuniones por videollamadas o videojuegos. En ese sentido, especialistas del Colegio Markham comparten recomendaciones a los padres de familia acerca de cómo lograr el equilibrio entre la socialización y los límites de la permanencia en dispositivos digitales en niños y adolescentes.

1. Balance

Cada padre debe considerar que la situación que se está viviendo no es la habitual, por lo que es esencial generar una conexión emocional con sus hijos. La flexibilidad y empatía ayudarán a los padres a entender cómo están viviendo esta situación sus hijos para lograr una conexión emocional con ellos y poder generar una comunicación que les permita establecer límites acordados.

De la misma manera, siempre se debe tratar de encontrar un balance, basado en la disfuncionalidad que el apego a lo digital esté causando. Es decir, observar si su permanencia en las pantallas está causando que el niñono realice tareas, le duela la cabeza o está afectando el cumplimiento de otras responsabilidades. Asimismo, en los niños de inicial, es recomendable tener periodos de máximo 20 a 30 minutos frente a una pantalla para luego realizar otra actividad lejos de ella.

2. Adecuada supervisión

Es importante que el padre se tome el tiempo de averiguar qué tipo de actividades realiza su hijo, conocer qué programas está viendo en la televisión, etc.; pues existen muchos contenidos que incitan a la violencia y/o que puedan no ser apropiados para su edad.

3. Acompañamiento constante

La inclusión del padre y/o madre es vital en esta temporada, pues se deben compartir tiempos de calidad con los hijos participando con ellos. Una buena opción también es organizar videollamadas con la familia que no vive en casa. Esta relación puede fomentarse independientemente de la edad y/o la actividad digital involucrada.

4. Generar otras alternativas de entretenimiento

No hay que dejar de lado los tiempos en familia que involucren a todos los miembros, para ello se pueden fomentar juegos de mesa. Asimismo, es recomendable diferenciar los días habituales de lunes a viernes con los fines de semana mediante el cambio de rutinas que pueden brindar un descanso mental y físico.


QUÉDATE EN CASA

El distanciamiento social y el uso de mascarillas son herramientas claves para frenar el avance en el contagio del nuevo coronavirus. De acuerdo con la escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, la COVID- 19 se propaga a través de las gotas de saliva que se producen cuando una persona infectada tose o estornuda. Es decir, si frenamos nuestro movimiento innecesario en las calles, mantenemos una distancia mínima de uno o dos metros, usamos mascarillas y nos lavamos constante y correctamente las manos (al menos durante 20 segundos), el virus también se detendrá. 

Los especialistas en salud pública explican que se debe mantener una distancia mínima de dos metros entre persona y persona para evitar la infección, además de eliminar por completo cualquier tipo de aglomeración. Las proyecciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) explican que, siendo realistas, si no se acata el distanciamiento social, el uso de mascarillas y el lavado de manos, la afluencia de pacientes en unidades de cuidados intensivos colapsarán el sistema de salud en el Perú.