Conozca el síndrome del "corazón roto"

Presenta síntomas similares a los de un ataque cardíaco, como dolor en pecho y dificultad para respirar. Pero normalmente es temporal y no deja secuelas.

Los cardiólogos sostienen que el estrés físico o emocional intenso, como la pérdida de un ser querido o una fuerte discusión, pueden rompernos literalmente el corazón.

Esta falla cardiaca denominada, síndrome del "corazón roto" o cardiomiopatía de Takotsubo, es desatada por  una repentina descarga de adrenalina y de otras hormonas del estrés que inflaman la principal cámara de bombeo del corazón, la que deja de trabajar correctamente.

Presenta síntomas similares a los de un ataque cardíaco, como dolor en pecho y dificultad para respirar. Pero normalmente es temporal, no deja secuelas, y no afecta a las arterias coronarias como un infarto, sino al músculo cardíaco.

Al producirse este padecimiento, el corazón muestra cambios en su ritmo, así como las sustancias que surgen en un ataque al corazón, pero sin que se produzca el bloqueo arterial. Por eso, la mayoría de los pacientes se recupera en semanas y sólo en el 1% de los casos resulta letal.

Un estudio realizado en la Universidad de Arkansas, que tomó datos de unos mil hospitales de Estados Unidos, reveló que las mujeres tenían 7,5 veces más probabilidades de padecer el síndrome que los hombres, según informa AP.

Los resultados del estudio, también mostraron que en las mujeres mayores de 55 años era tres veces más frecuente que en las mujeres más jóvenes y que las menores de 55 años eran 9,5 veces más propensas a padecer el problema que los hombres.

De hecho, el autor de la investigación, el doctor Abhishek Deshmukh, halló 6.229 casos de este síndrome, de los cuales solo 671 eran hombres.

Al respecto, algunos expertos sostienen que las hormonas podrían tener algo que ver en esto. Otra hipótesis es que los hombres cuentan con más receptores de adrenalina en sus corazones que los que tienen las mujeres, lo que significa que tienen un mejor manejo del estrés y de la descarga de sustancias químicas que desata.