Coronavirus: La FDA ha cancelado el uso de emergencia de la hidroxicloroquina en Estados Unidos

Elmer Huerta, Consejero Médico de RPP Noticias y especialista en salud pública, comentó la decisión de la Administración de Medicamentos y Alimentación de Estados Unidos de revocarle la licencia de uso de emergencia a la hidroxicloroquina y cloroquina. | Fuente: EFE

Este lunes 15 de junio, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (conocido por sus siglas en inglés como FDA) anunció la revocación de la autorización de uso de emergencia para la hidroxicloroquina y cloroquina, medicamentos usados en pacientes hospitalizados por la COVID-19.

Dicha autorización tenía un alcance limitado y se aplicaba solo a pacientes hospitalizados con el diagnóstico positivo para el nuevo coronavirus y solo a medicamentos donados a la Reserva Nacional Estratégica.

Elmer Huerta, Consejero Médico de RPP Noticias y especialista en salud pública, comentó que la FDA tomó esa decisión ya que la hidroxicloroquina y la cloroquina no mostraron los resultados esperados ya que se ha comprobado que ha provocado más daños. Su uso no se dará en hospitales como medicamento, pero los médicos sí podrán seguir recetándola.

"En la carta que enviaron ayer dice que ninguna de las dos cosas se ha logrado. Es más, la carta dice que los riesgos son más grandes que los beneficios, por eso han decidido que se retire su uso de emergencia. [...] Provoca el tipo de arritmia cardíaca que hay que se llama fibrilación ventricular que puede producir un paro cardíaco", resalta.

Huerta comenta que el uso de la hidroxicloroquina no es reciente y se usa para enfermedades como lupus y malaria. 

"Este medicamento es muy antiguo, se usa desde hace muchos años en diversas enfermedades como lupus, artritis, malaria y cuando reventó la pandemia en enero de este año es que, lo que hacen los científicos, es que van a sus anaqueles, lo digo en sentido figurado, dónde tienen todas las sustancias y medicamentos, empiezan a probar una a una para ver cuál de las que están ahí guardadas podría tener alguna actividad contra el virus. Eso se hace en estudios que se llaman in vitro. Este concepto es importante. En este estudio se sacan células aisladas que son susceptibles a este nuevo coronavirus, luego se saca la sustancia química y luego el virus. Entonces se enfrenta el virus con la célula y normalmente el virus entra a la célula, para eso se ha hecho el experimento. Se dieron con la sorpresa de que la hidroxicloroquina no dejaba entrar mucho el virus a las células y publicaron: 'hidroxicloroquina parece que funciona contra este virus', en un estudio in vitro", comenta.

 

A nivel mundial, el médico francés Didier fue el que popularizó su uso en pacientes hospitalizados. Sin embargo, su experimento no tuvo un grupo de control (los que no recibían la medicación). Además, llevó a algunos ciudadanos a comprar deliberadamente y sin receta médica estos fármacos.

"Esto fue tomado por un médico francés, el doctor Didier, quien dijo: 'vamos a darlo a la gente'. Se lo empezó a dar a la gente: primero a 10, a 20 y lo que hacía era medir en la nariz la cantidad de virus y encontró que disminuía. Aumentó su número y la por la personalidad exhuberante del doctor dijo: 'ya encontré la cura contra el coronavirus y es la hidroxicloroquina'. Cuando le dijeron que estaba haciendo eso y no lo estaba comparando con nada, porque para demostrar que es bueno lo tiene que comparar con algo. La respuesta de él fue que no cree en los controles y solo en lo que hace. Obviamente eso llegó a oídos del presidente Trump, quien en un gesto político, dijo que este es 'el medicamento que va a cambiar para siempre la fas de la pandemia'. La gente comenzó a comprar y la FDA dijo que iban a usar la hidroxicloroquina como emergencia, como un pasivo en pacientes hospitalizados para ver si avanza, se agrava y llega a UCI o si un paciente que está en UCI no muere", menciona.


QUÉDATE EN CASA

El distanciamiento social y el uso de mascarillas son herramientas claves para frenar el avance en el contagio del nuevo coronavirus. De acuerdo con la escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, la COVID- 19 se propaga a través de las gotas de saliva que se producen cuando una persona infectada tose o estornuda. Es decir, si frenamos nuestro movimiento innecesario en las calles, mantenemos una distancia mínima de uno o dos metros, usamos mascarillas y nos lavamos constante y correctamente las manos (al menos durante 20 segundos), el virus también se detendrá. 

Los especialistas en salud pública explican que se debe mantener una distancia mínima de dos metros entre persona y persona para evitar la infección, además de eliminar por completo cualquier tipo de aglomeración. Las proyecciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) explican que, siendo realistas, si no se acata el distanciamiento social, el uso de mascarillas y el lavado de manos, la afluencia de pacientes en unidades de cuidados intensivos colapsarán el sistema de salud en el Perú.