NMK en pleno.

Ravenous Spectre

NMK

Perú

Calificación: 8/10

Escribe: Rafael Valdizán

Sorprendente debut de NMK (las siglas quieren decir Now Mankind Knows). Lo que inicialmente sería un disco solista de Nathalie Markoch derivó en un proyecto más ambicioso, el cual requería el acoplamiento de toda una banda. A Markoch (voz) y Elías Checco (guitarra) se sumaron entonces Carlos Roca (guitarra), Luis Medina (bajo) y Franco Almeida (batería).

La carta de presentación lleva el nombre de Ravenous Spectre, que devela un apetitoso despliegue de metal extremo, enriquecido con matices tomados del power metal y una equilibrada dosis de melodía.

Lo primero que salta al oído es el increíble registro vocal de Nathalie Markoch, quien no solo deleita con un profundo timbre soprano, sino que además derriba parámetros al asumir también los segmentos guturales propios del death metal. Estamos ante una figura enorme, de exportación.

La banda no se queda atrás: la técnica y la virtud están a la altura del producto final. Atacan con ferocidad y precisión milimétrica.

Ravenous Spectre está colmada de oscuridad. Su música, veloz y muscular, vuela por las sombras y desata un rollo lleno de elementos arcanos. Echan a volar los vampiros y aves de mal agüero, prestos a pintarlo todo de negro. No hay piedad ni contemplaciones.

Fuera de un breve paréntesis de calma, otorgado hacia la mitad del álbum por el interludio de Bloodstream, y hacia el final del mismo con The Dark Night of the Soul, el resto de la placa es un avasallaje inmisericorde de metal visceral inyectado a la vena, donde se dan la mano lo virulento y lo gótico; lo extremo y lo oscuro.

Entre los tracks mejor logrados por NMK en su estreno discográfico, podemos mencionar Outrage, Condemned to Existence, The Fraud, la canción que da nombre al disco y, sobre todo, Lack of Judgment. Todos ellos, sin nada que envidiar al metal producido en el primer mundo.

Ravenous Spectre fue grabado en nuestro país por Adolfo Gazzo y masterizado por Tony Lindgren en los famosos Fascination Street Studios en Suecia, que ha albergado a bandas de la talla de Kreator, Arch Enemy, At the Gates y Symphony X.

¡Ya aguardamos por una segunda entrega!

¿Qué opinas?